Un hombre se suicida en Jerez tras ser descubierto apuñalando a su mujer

  • El agresor se lanzó al vacío desde un edificio cercano · La víctima, de 61 años, está ingresada en la UCI en estado grave

La barriada de La Liberación, en Jerez de la Frontera (Cádiz) fue escenario la noche del pasado lunes de un nuevo caso de violencia de género. Una mujer resultó herida al ser atacada por su marido, que le propinó hasta seis puñaladas. Tras la agresión, el hombre perdió la vida al saltar al vacío desde un edificio cercano a la vivienda en la que se produjeron los hechos.

El matrimonio, compuesto por Isabel M. C., de 61 años, y José M. L., de 66, llevaba viviendo en La Liberación desde hace casi cuatro décadas, cuando las viviendas terminaron de construirse. Fueron los hijos de Luisa Güiza, vecina colindante de Isabel y José, los que se dieron cuenta que algo estaba pasando alrededor de las once y media de la noche. "Mis hijos estaban durmiendo en la planta de arriba de la casa cuando mi hija Sonia comenzó a escuchar ruidos en la casa de al lado y se lo comentó a su hermano Manuel, que creyó que eran niños jugando a la pelota. Pero como el ruido era cada vez más fuerte, mi hijo salió a la calle". El joven, de 19 años, comprobó que algo ocurría en la cocina de su vecina, se asomó, y al ser descubierto por José M. L., éste huyó. "Mi hijo corrió a llamar a la Policía", contó Luisa.

Según varios vecinos, el marido salió corriendo de la vivienda gritando que había matado a su mujer mientras se dirigía hasta el bloque desde el que saltó al vacío, en la plaza Colombina de Santo Tomás. El supuesto agresor aprovechó que una vecina salía del inmueble para acceder a él y tirarse por la ventana del descansillo entre la segunda y la tercera planta. Los residentes, que trataron de impedir que se arrojara, fueron quienes llamaron al 112 .

A las puertas del domicilio de la pareja, el esposo de Luisa Güiza trataba de taponar las heridas mientras llegaba la ambulancia, avisada por el dueño de un bar cercano a la zona. "Cuando le pregunté si quería que avisara a su marido, fue cuando nos contó que había sido él. Entonces me di cuenta de que tanto ella como las paredes estaban llenas de sangre en su intento por salir de la vivienda", relató la vecina.

"A pesar de todo, me alegro de que mi hijo saliera a ver qué pasaba. Si no llega a ser por él, estoy segura de que la habría matado. Eso sí, a ver qué secuela deja esto a mis hijos, que anoche no pudieron pegar ojo asustados". Su otra hija, Sonia, la primera en oír los ruidos, tiene 13 años.

La mujer no llegó a perder el conocimiento en ningún momento, a la espera de que llegaran los servicios sanitarios. "Estuvo completamente lúcida", comentó un vecino. De las seis puñaladas que recibió, a simple vista Luisa solo vio "tres: en el hombro, en el costado y en la cabeza". Fue trasladada al hospital y permanece en la UCI en estado grave.

El matrimonio tenía cuatro hijos y esa misma tarde, parte de la familia había asistido al cumpleaños de uno de sus nietos en el complejo comercial de Área Sur, horas antes de que sucediera el episodio. Una de las hijas, precisamente, tiene su vivienda en la plaza Colombina, frente al bloque donde su padre se suicidó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios