El juez deja libre con cargos a la madre que dejó solo a su hijo

  • La mujer está imputada por un delito de abandono de menores, mientras que su compañero de piso aún no ha comparecido y se encuentra en busca y captura

El Juzgado de Instrucción número 1 dejó ayer en libertad con cargos a Latifa El Barrahi, la mujer de nacionalidad marroquí que supuestamente dejó solo a su hijo de 6 años durante dos semanas para viajar a su país. El Cuerpo Nacional de Policía detuvo a la madre el miércoles por la tarde y, tras pasar la noche en los calabozos de la Comisaría de Campo Madre de Dios, fue trasladada a las dependencias del juzgado de guardia sobre las 11:00 de ayer. La carga de trabajo, sin embargo, obligó a aplazar el interrogatorio a la tarde, por lo que hasta pasadas las 20:00 la autoridad judicial no tomó una decisión sobre el futuro inmediato de la mujer.

Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) informaron de que el juez imputa a Latifa El Barrahi un presunto delito de abandono de menor. El auto, además, suspende la patria potestad de El Barrahi sobre sus dos hijos residentes en España: el menor de 6 años que fue acogido por la Junta de Andalucía en la madrugada del sábado y su hermano mayor, de 7, cuya situación fue investigada por la Administración autonómica durante todo el día. A última hora de la tarde, fuentes de la Delegación para la Igualdad y el Bienestar Social informaron de que la Junta aún no se había hecho cargo del menor.

Escoltada por dos policías, la imputada dejó el palacio de justicia por una puerta trasera. Cabizbaja y a paso rápido, entró en un furgón de la Comisaría sin decir una sola palabra. Tampoco su letrada -que llegó a negar, incluso, ser la representante legal de la mujer- quiso dirigirse a los medios de comunicación. Otras fuentes próximas al caso informaron de que El Barrahi se mostró nerviosa durante el amplio interrogatorio, en el que justificó que confiaba plenamente en su compañero de piso, a quien -dijo- dejó al cuidado del menor. Alegó, además, que no era la primera vez que el niño se quedaba supervidaso por esta persona.

El caso salió a la luz pública el sábado de madrugada, cuando un vecino llamó a la Comisaría para advertir de la situación de supuesto abandono del pequeño, que desde entonces se encuentra ingresado en un centro de acogida de la Junta de Andalucía. Según las fuentes consultadas, el niño había pasado unos días con el compañero de piso de Latifa -ahora en paradero desconocido- y luego éste lo dejó con los propietarios del bar Tiburón, en la calle Fernando IV, con quien la madre también tenía amistad. Fuentes consultadas informaron de que el compañero se encuentra en situación de búsqueda y captura y posee un amplio historial policial. Así, aunque ha sido llamado a declarar en relación con este asunto, aún no se ha personado.

Latifa El Barrahi llegó a Córdoba el martes por la noche procedente de Marruecos después de que una amiga la telefoneara para avisarle de que el Cuerpo Nacional de Policía se había llevado a su hijo. Según explicó la mujer en ese momento, había acudido a su país para abrir una peluquería y no se llevó a su hijo pequeño porque éste se negó. "Me encuentro mal. Quiero tener a mi hijo debajo de mi sombra. Me muero si lo pierdo", declaró la mujer. "No entiendo lo que ha hecho mi compañero de piso. Confiaba en él. De ninguna manera iba a dejar a mi hijo abandonado", alegó. La mujer, de 35 años, llegó a España en 1998 y después de un periodo en Murcia llegó a la ciudad de Córdoba en el 2000.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios