Innundaciones en Málaga

La lluvia provoca el caos en una Málaga anegada

  • Algunos municipios llegaron a recoger más de 200 litros por metro cuadrado en unas horas. Villanueva del Rosario y del Trabuco, Álora, Pizarra y Bobadilla fueron los núcleos que sufrieron más daños. Una fallecida, cientos de evacuados y numerosos daños materiales deja tras de sí el paso de la borrasca otoñal.

Comentarios 14

La naturaleza mostró ayer su lado más cruel en la provincia de Málaga. Una fuerte tormenta y lluvias torrenciales anegaron buena parte de las zonas del interior, y se cebaron especialmente con los municipios cercanos al río Guadalhorce, que se desbordó en varios tramos. Una mujer fallecida en Álora, varias personas aún sin localizar -un desaparecido en Pizarra según la Subdelegación del Gobierno, aunque los ayuntamientos de Álora y Archidona suman otras dos personas, un hombre y una mujer-, 300 vecinos desalojados, numerosas casas anegadas, carreteras cortadas y más de 260 incidencias fue lo que dejó tras de sí el intenso temporal, que obligó a activar la alerta roja por el riesgo de inundaciones y a poner en marcha el plan provincial de emergencias. Ello derivó en la suspensión de las clases de prácticamente todos los colegios malagueños.

La pesadilla para muchos comenzó en la madrugada del jueves al viernes. Poco antes de la medianoche había empezado a llover, pero pocos podían imaginar lo que iba a ocurrir sólo unas horas después en las que se llegaron a recoger más de 200 litros por metro cuadrado en algunos municipios del interior y unos 245 litros por metro cuadrado en Alpandeire.

La catástrofe empezó a vislumbrarse con la primera luz del día y poco antes de las 7:00 de la mañana el Centro Meteorológico activaba el nivel máximo de alerta en previsión de que la lluvia acumulada superara los 120 litros metros cuadrados. La previsión se quedó corta porque en apenas una hora una tormenta descargó tanta agua que terminó inundando prácticamente a una decena de municipios de la comarca del Guadalhorce y Antequera.

Villanueva del Rosario, Villanueva del Trabuco, Álora, Pizarra y la pedanía antequerana de Bobadilla se llevaron la peor parte de una catástrofe que obligó a movilizar un dispositivo compuesto por alrededor de 600 efectivos que trabajaron sobre el terreno de manera coordinada para solventar los daños ocasionados por las copiosas lluvias caídas y proteger la población de las consecuencias de las fuertes riadas. La fuerza del agua acabó con la vida de una anciana de 85 años en Álora, en la barriada de El Puente, a última hora de ayer tanto la Junta de andalucía como la subdelegación del Gobierno en Málaga coincidieron en que se mantienen las labores de búsqueda de un hombre desaparecido en las inmediaciones de este municipio.

Aunque no fue confirmado, el Ayuntamiento de Archidona informó de que los cuerpos de seguridad buscaban a última hora de ayer a Juan Ramírez, vecino de Archidona, que habitualmente vive solo en una casa situada junto al arroyo Marín, en la zona de los Molinillos.

En total, más de 300 personas en la provincia tuvieron que ser desalojadas, mientras que los servicios de emergencia tuvieron que evacuar a varias decenas de los vecinos de la vega de Antequera, Álora y Alhaurín de la Torre.

Las lluvias torrenciales también dejaron ayer su peor parte en la pedanía antequerana de Bobadilla y en la también pedanía de Archidona, Las Huertas del Río. En ambas se produjeron inundaciones de viviendas y decenas de personas también tuvieron que ser rescatadas por los servicios de emergencias desplazadas a ambos puntos por la crecida del río Guadalhorce.

Los daños de consideración también llegaron a Valle de Abdalajís y han la zona de Santa Amalia en el municipio de Alhaurín de la Torre donde entre 50 y 100 vecinos se vieron afectados por un desalojo preventivo , mientras en la Serranía de Ronda las inundaciones fueron de menor importancia.

El sistema Emergencias 112 Andalucía registró más de 260 incidencias en la provincia de Málaga a causa de las fuertes lluvias y tormentas caídas durante las primeras horas de la mañana. Además, los efectos de las fuertes lluvias mantuvieron cortadas una veintena de carreteras en la provincia, en municipios como Sierra de Yeguas, Antequera y Genalguacil. A lo largo del día, la A-92 sufrió cortes en diversos puntos a la altura de Mollina y en la confluencia de la carretera de las Pedrizas, la A-45. Anoche, un dispositivo compuesto por más de un millar de profesionales de Emergencias 112, Grea, Guardia Civil, Bomberos, Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, Unidad Militar de Emergencias, Protección Civil y otros organismos trabajan para que todo pueda volver a la normalidad lo antes posible.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios