Dos meses para la hoja de ruta que ponga fin a los vertidos de fosfoyesos

  • Una sentencia de la Audiencia Nacional declaró caducos los permisos en Huelva

En el plazo de dos meses podría estar trazada la hoja de ruta que debe seguir Fertiberia para acatar la sentencia de la Audiencia Nacional, que declara caducos los permisos para seguir vertiendo fosfoyesos en las Marismas de Mendaña, cerca de la capital onubense. Así lo indicó ayer la ministra de Medio Ambiente, Elena Espinosa, que mantuvo un encuentro en Madrid con miembros del Gobierno andaluz y dirigentes del PSOE de Huelva. En la reunión, se marcaron las pautas a seguir por la empresa para afrontar un proceso en el que se pretende conciliar "todos los intereses que están en juego".

La portavoz y secretaria de Política Institucional de la Ejecutiva provincial del PSOE, María José Rodríguez, manifestó que esta reunión "es un paso más de los muchos ya dados para hallar una solución a Fertiberia". Según Rodríguez, esta solución debe abarcar "el acatamiento de la sentencia, el aspecto humano, laboral y social de los trabajadores, que permita a los que dependen de la actividad de otras industrias, relacionadas con la producción e instalaciones de Fertiberia, y a ellos adaptarse de la mejor forma posible".

La Dirección General de Costas rechazó el pasado año el final de los vertidos de fosfoyesos en las marismas de Huelva y el consecuente cierre de la factoría de Fertiberia en el Polo Químico más allá del año 2016, como había solicitado la empresa. La Dirección General no aceptó la propuesta de la empresa y fijó en 2011 la fecha del cierre y una reducción progresiva de los vertidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios