La mitad de los tramos de la A-7 en ejecución están paralizados

  • En más de 22 kilómetros, casi la mitad de la infraestructura que aún queda pendiente, no hay nadie trabajando

Comentarios 1

Al escándalo de los túneles de Puntalón-Carchuna y la paralización de La Gorgoracha-Puntalón desde primeros de año, se une que el tramo Carchuna-Castell de Ferro está también parado. De esta manera, son tres de los seis en ejecución en los que no se trabaja. "Si hubiéramos seguido a pleno rendimiento, cuando estábamos 200 trabajando, con mucha suerte, habríamos terminado este tramo en 2013", comenta uno de los obreros de Puntalón-Carchuna. Era uno de los más avanzados. Se queda muerto a un 70%.

Primero fue el tramo La Gorgoracha-Puntalón. Desde hace más de medio año está totalmente paralizado. Pese a estar a un 74,58%, el modificado que planteó la empresa fue superior al 80% y se espera una nueva licitación. Una situación que se preveía que se solucionara en medio año, se va a prorrogar hasta doce meses.

Hoy se queda vacío el siguiente tramo, Puntalón-Carchuna. En Castell de Ferro no hay nadie trabajando. "Hicieron un paripé a primeros de año, abriendo caminos, haciendo mediciones y hasta proyectaron un helipuerto, pero no hemos visto ningún helicóptero ahí", comenta el dueño de la finca situada enfrente de dicho paraje. No hay ni una máquina en todo el recorrido. Los datos que facilita el Ministerio de Fomento es que está al 15,54%. La empresa adjudicataria es Vera-FCC.

En Albuñol las cosas no pintan mejor. Uno de los trabajadores cree que a finales de este mes será despedido, ya que "están despidiendo a gente, ha habido varios técnicos que se los han llevado fuera, algunos que estaban en el túnel de Melicena". La historia parece repetirse, como en Puntalón-Carchuna. "Fomento dice que no paga hasta 2015 y que no va a pagar los intereses mientras", asegura este empleado. Es exactamente el mismo argumento que compartían los trabajadores del tramo de Acciona. "Una de las subcontratas, Percasa, se va de manera inminente, porque no le dan tajo", continúa este obrero.

El presidente de los empresarios de Albuñol, Antonio Rodríguez, asegura haber escuchado la misma versión. Está muy harto de la falta de autovía y dice que hace dos días tardó dos horas en llegar a Granada. "Somos los más perjudicados en esta historia, la agricultura está perdiendo mucho y el turismo es imposible que despegue, la gente que pasa por este calvario, no quiere volver", cometa indignado.

En Castell de Ferro los vecinos se encuentran con un elemento más para añadir a su drama de falta de comunicaciones. Y es que ha habido varios terrenos expropiados (fundamentalmente invernaderos) por los que no han recibido un euro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios