Andalucía

La objeción a Ciudadanía no remite a pesar del Supremo

  • El TSJA otorga la razón a unos padres que se oponen a la asignatura

Comentarios 3

Objetar a la asignatura Educación a la Ciudadanía (EpC) empieza a parecerse al deshoje de una margarita: ¿objeción sí, objeción no? Según el Tribunal Supremo, o mejor dicho, según 22 de sus magistrados, los padres de alumnos no pueden oponerse a que sus hijos la reciban: la asignatura es obligatoria. Pero en el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) surge la discrepancia, y ello posibilita que la cruzada contra la asignatura siga adelante. De momento.

Porque el TSJA dictó el pasado martes una nueva sentencia en la que otorga la razón a unos padres contrarios a que sus hijos reciban clases de EpC. El Alto Tribunal andaluz afirma en su resolución que "estimado el recurso contencioso administrativo interpuesto contra la resolución especificada en el fundamento jurídico primero de esta sentencia, debemos anularla, y la anulamos, reconociendo el derecho del demandante a ejercer la objeción de conciencia frente a la asignatura Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos, resolviendo que sus hijos pueden no cursar la asignatura, quedando exentos, en ese caso, de ser evaluados de la misma, sin hacer expresa condena en costas ".

Para el presidente del Foro Español de la Familia, Benigno Blanco, esta nueva sentencia "demuestra lo que ya era evidente jurídicamente: no ha cambiado nada la situación de los objetores de conciencia después del anuncio a través de una nota de prensa de unas próximas sentencias del Tribunal Supremo".

El diagnóstico de Blanco viene a coincidir con el del abogado sevillano Carlos Seco, uno de los impulsores del movimiento objetor en Andalucía, para quien la decisión del TSJA no habría entrado en contradicción con el Tribunal Supremo porque del dictamen de este último sólo trascendió, "a través de un comunicado de prensa", la oposición a la objeción. "No se conocen los argumentos" de los magistrados, y por tanto se desconoce la sentencia en su totalidad, "por lo que no hay más que especulaciones", afirmó Seco. Esto refuerza, en opinión del letrado, la tesis de que no hay doctrina al respecto y que ésta "sentará a partir del momento de la publicación de la sentencia del Supremo".

Mientras tanto, el TSJA continúa fallando en favor de padres objetores a la asignatura, que continúan la batalla legal contra una disciplina cuya obligatoriedad discuten porque la consideran contraria a la libertad ideológica y religiosa y al derecho a decidir la educación de sus hijos según sus convicciones. Blanco recordó a la ministra de Educación, Mercedes Cabrera, que "su insistencia en que se ha acabado la objeción ha quedado puesta en evidencia" por el TSJA.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios