Un onubense que sospecha ser un bebé robado encuentra a su madre biológica

  • El ADN registra el positivo y confirma que nació en un hospital del norte hace 47 años

Comentarios 2

Es la noticia más esperada, una auténtica bocanada de oxígeno para las decenas de onubenses que han denunciado la desaparición de sus recién nacidos entre 1949 y 1992 y que los buscan desesperadamente. Por primera vez en Huelva el ADN ha dado positivo y un onubense que sospecha ser uno de aquellos niños robados ha podido localizar a su madre biológica 47 años después, que también quería saber su paradero. El protagonista de esta historia con final feliz nació en un hospital del norte de España en 1965 y desapareció "en extrañas circunstancias", según SOS Bebés Robados Huelva. Luego fue adoptado por una familia que residía en territorio onubense, posiblemente de forma ilegal -aunque el hombre todavía no ha interpuesto una denuncia por estos hechos-.

Comenzó a investigar cuáles eran sus orígenes cuando fallecieron sus padres adoptivos. Las sospechas de que pudiera ser un bebé sustraído le llevó a contactar con el colectivo que representa a las víctimas y someterse a las pruebas de ADN.

Las muestras quedaron registradas en el banco genético de Neodiagnostica y, afortunadamente, se encontró una coincidencia. De ese hilo tiraron los investigadores para seguir afinando el análisis genético, que ha acabado confirmando que son madre e hijo.

Los detalles sobre el reencuentro entre ambos y sobre toda la historia los dará el propio adoptado mañana en una rueda de prensa. Su madre se ausentará en esta cita, puesto que no desea hacer público su identidad.

El onubense estará arropado por otras tantas víctimas de los robos de neonatos, que harán fuerza en bloque para mostrar su rechazo a la decisión de la Audiencia de Huelva de considerar prescritos los procedimientos. Apenas una decena de padres e hijos se ha reencontrado en España.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios