El pacto educativo: asignatura pendiente

  • Griñán vuelve a ofertar un acuerdo político y social en torno a la educación, una propuesta de ida y vuelta entre PSOE y PP .

Comentarios 22

El pacto educativo se ha convertido en una propuesta recurrente de las principales fuerzas políticas en Andalucía, PSOE y PP. Ambos lanzan el guante cada cierto tiempo, pero ninguno recoge el contrario. El domingo, el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, en una clase de domingo en la sede socialista, reiteró su deseo: "Me gustaría conseguir un pacto educativo con todas las fuerzas políticas", afirmó Griñán, para ampliar una vez más la oferta a la comunidad educativa, "profesores, padres, alumnos, vecinos, barrios".

La propuesta bien podría ser una respuesta al PP y apilarse de nuevo en el saco roto de las idas y venidas entre partidos. Javier Arenas, de visita en un colegio, anunció la semana pasada que llevará al Parlamento una oferta de pacto para que los presupuestos dediquen un 20% a educación. Pero Griñán vinculó la propuesta, curiosamente, al 30 aniversario de la universalización de la educación y la sanidad, que se cumplirá en 2012.

Aunque indirectamente el socialista sí culpó a los populares de no haber suscrito antes este pacto. "Es evidente que si lo único que sustenta ese pacto es que si el profesor es o no autoridad pública o la enseñanza de la Religión, no hay base. Se trata de algo más importante, una programación a medio y largo plazo, con un permanente reciclaje del sistema".

Las ofertas de pactos educativos de Griñán tienen su origen en el mismo momento en el que se invistió como presidente de la Junta. Educación, desarrollo del Estatuto, empleo y crisis fue el ofrecimiento. Sin acuse de recibo.

El presidente andaluz volvió a la carga en el regreso de aquel periodo vacacional, en septiembre de 2009. Esa vez sumó la Ley de Aguas y la financiación de los ayuntamientos. La entonces consejera de la política estrella, Mar Moreno, ahora en la Consejería de la Presidencia, también propuso una alianza por la convergencia educativa con Europa. Con este título se creó un grupo en el Parlamento. El PP apoyó en un primer momento el dictamen, pero cuando se votó a mediados de febrero, se descolgó. Entre tanto, el Ministerio de Educación consiguió del PP el mismo resultado en la negociación de un pacto nacional.

Ahora, en el estreno de un nuevo curso político, Griñán demandó de nuevo un pacto político y social en la educación. Quizá oriente la propuesta hacia los sindicatos, a los que lanzó un guiño, en concreto, a FETE-UGT, "del que siempre nos hemos nutrido".

Lo que sí quiso despejar el presidente de la Junta son las dudas ante las previsiones presupuestarias. Griñán situó a la educación en el epicentro de su prioridad. "Si no tenemos más, hay que buscar más, endeudándose o como sea, pero al elaborar los Presupuestos, que tantos quebraderos de cabeza nos da, hay que subir y la educación será la referencia a partir de la cual construiremos todo el presupuesto".

Griñán matizó que no sólo se trata de "meter dinero, sino saber a dónde se dirige", priorizar los "objetivos" necesarios para mejorar el sistema educativo y fomentar una "ciudadanía activa" a través de la "cultura del esfuerzo y del trabajo bien hecho". Francisco Álvarez de la Chica, consejero del ramo, abundó: "Hace falta más consenso que dinero para dar el segundo gran salto en la educación: la calidad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios