La plataforma presiona a Catalina para que colabore en la búsqueda

  • Unas 20 personas se concentran en las puertas de la entidad bancaria cordobesa en la que trabaja la tía paterna de los niños · Chamizo pide "no perder la serenidad"

Comentarios 6

Una veintena de miembros de la plataforma Buscando a Ruth y José se concentró ayer junto a la entidad financiera cordobesa en la que trabaja la tía paterna de los niños, Catalina, con caretas en la mano -con la foto de la cara de los pequeños- y unos panfletos con el lema Queremos volver a casa. Ayúdanos de una vez. Su objetivo, al igual que en convocatorias anteriores, se centraba en presionar a la hermana de José Bretón para que diga "toda la verdad" y para que, después de ocho meses sin saber nada de su paradero, colabore en su búsqueda.

Los miembros de la plataforma llegaron a la entidad bancaria, situada en la avenida Barcelona, pasadas las 10:00. "Hemos venido de una forma totalmente pacífica y sin nada ofensivo o que inculpe a Catalina porque no creemos que ella tenga la culpa. Lo que sí queremos es que se recuerde que los niños siguen desaparecidos y que la familia paterna podía colaborar", señaló uno de los participantes en el esta iniciativa, Rafael Franco. La respuesta de la tía de los pequeños fue abandonar la sucursal en la que trabaja tan sólo unos minutos después de que la plataforma empezase a repartir panfletos a todos los viandantes que pasaban por el lugar. Catalina ya ha interpuesto ante la Policía varias denuncias por recibir llamadas amenazantes.

"Ella tiene que saber mucho más de lo que ha dicho, porque si no fuese así ya hubiese estado en las manifestaciones y apoyando todas las iniciativas que han surgido todo este tiempo", señaló otra componente de la plataforma. El único momento de tensión se vivió cuando una pareja de agentes de la Policía Nacional le pidió la documentación a tres de las personas que estaban participando en la iniciativa. "Nos han avisado de que está prohibido concentrase sin el permiso de la Subdelegación del Gobierno, pero le hemos comentado que nuestro único fin es repartir panfletos para recordar que los niños llevan ya ocho meses desaparecidos y que a raíz de eso se ha juntado aquí este grupo de personas", explicó Rafael Franco.

Durante las últimas semanas familiares cercanos a la madre de los pequeños, Ruth Ortiz, también han protagonizados varios actos de presión a las puertas de la casa del hermano de José Bretón, Rafael, situada en la localidad sevillana de Tomares. Con megáfonos han exigido al tío de los niños que "diga la verdad". Rafael, al igual que su hermana, también ha interpuesto una denuncia por injurias y calumnias.

Ante tales hechos, el Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, pidió ayer que "no hay que perder la serenidad ni acosar a nadie" en este caso, donde el único procesado es el padre de los niños, José Bretón, interno en la prisión desde el 21 de octubre de 2011. Chamizo manifestó que el Juzgado de Instrucción número 4 de la capital cordobesa y la Policía Nacional "dirán lo que tengan que decir en su momento", pero, ante todo, reclamó "dejar un poco tranquilos" a los hermanos de Bretón, que "evidentemente no son responsables de nada". En este sentido, el Defensor del Pueblo andaluz detalló que la queja formal presentada por Rafael Bretón, por supuesto acoso de miembros de la familia materna la ha trasladado a la Policía Nacional para que "tome medidas". En concreto, el incidente se produjo en las puertas de la casa de Rafael Bretón, en la localidad sevillana de Tomares y, al parecer, los primos de Ruth le gritaron "tu hermano ha secuestrado a los niños" y "tu padre lo sabe", motivo, entre otros, por el que el hermano de Bretón ha solicitado que se prohiba a la familia de Ruth acercarse a su casa y su entorno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios