paleoantropología Hallazgos en Gibraltar del uso ornamental de restos de aves en el Paleolítico Medio

Las plumas del neandertal

  • Un equipo internacional de investigadores propone tras un exhaustivo análisis de datos que los neandertales tenían una clara capacidad de expresión simbólica

Comentarios 9

Uno de los debates académico-científicos más apasionantes del momento es el que se centra en torno la existencia de conciencia cognitiva en los neandertales, negada o minusvalorada por sus detractores a favor de los sapiens, de los que, en el mejor de los casos, habrían aprendido algunas pautas. Este planteamiento se basa una serie de líneas de pruebas cimentadas sobre la inexistencia de arte rupestre y la falta de evidencias de uso suntuario de restos materiales entre los neandertales: no tendrían capacidad simbólica. Bien. Un estudio internacional basado de forma importante en la investigación de la vida de los neandertales en tres cuevas de Gibraltar (hace 50.000 años) antes de cualquier contacto con los sapiens acaba de hacer tambalear esa idea: los neandertales no pintaban las paredes de las cuevas, pero sí "usaron otros medios para expresarse". Tenían conciencia.

Esta proposición es un órdago a la comunidad científica que tiene un fundamento aparentemente leve: plumas. Las plumas de rapaces y córvidos aparecidas en las excavaciones de Gibraltar, que aparecen con muestras inequívocas de haber tenido un uso distinto al almentario. No son restos de comida, no son basura de ningún festín. Las muescas, raspaduras e incisiones que presentan indican que tenían un uso simbólico.

La investigación ha sido llevada a cabo por Clive Finlayson, del Museo de Gibraltar y profesor de la Universidad de Toronto y otros doce expertos de Bélgica y España, entre quienes se encuentra Juan José Moro, de la Estación Biológica de Doñana, del CSIC.

Partiendo de la hipótesis de que los neandertales utilizaban plumas y huesos de aves en el marco de una conducta simbólica, una de las grandes corrientes de este debate científico, los expertos quisieron comprobar la extensión e intensidad del fundamento material de esta idea. Compilaron una base de datos de 1.699 yacimientos de fósiles aviares del Pleistoceno en regiones paleárticas y otra con los registros de Gibraltar del Paleolítico Medio. El análisis, publicado en el último número de la revista PLOS One, indica que este tipo de comportamiento debió ser generalizado y válido durante mucho tiempo en las comunidades neandertales. Y el caso concreto de Gibraltar ofrece una base material a esta línea de pruebas arqueológicas que es coherente, además, con la argumentación etnográfica, con el uso en culturas posteriores de las plumas en contextos simbólicos.

Según precisa al respecto Juan José Negro, "la ausencia de arte rupestre realizado por neandertales no significa que su capacidad cognitiva fuera inferior a la de nuestros antepasados [sapiens]". Pensaban. Imaginaban.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios