Cinco premios de 6.000 euros para los mejores

  • El certamen busca a jóvenes menores de 30 años con excelentes trayectorias en ciencia, empresa, cultura y acción social · En deportes el límite está en 20 años

Comentarios 1

Lucía Martín

Un ensayo reciente con la orquesta de la Universidad de Illinois.

Esta mañana a las 12:15, cuando se de la salida en el Circuito de Silverstone, al noroeste de Londres, de la carrera de motos de 125cc, Alberto Moncayo saldrá noveno. Esta tarde a las 21:00, dentro de las Noches del Carmen, hay un concierto de música electroacústica en el claustro del Conservatorio Superior de Música de Sevilla, en la calle Baños, con una pieza de Alberto Carretero. Los premiados de las tres ediciones anteriores de los Andaluces del Futuro están en plena actividad, cuando se convoca la cuarta edición de este certamen, organizado por Caja Madrid y el Grupo Joly, editor de este diario.

El premio está dotado con 6.000 euros para cada una de las cinco especialidades: ciencia, cultura, empresa, acción social y deportes. En todos los casos es para jóvenes nacidos en Andalucía con menos de 30 años, salvo en deportes, que es para menores de 20. El plazo de presentación de candidaturas empieza mañana, 13 de junio, y termina en octubre. En la página web de los diarios del Grupo Joly se publicarán las bases y se dará información puntual sobre el desarrollo de este certamen, que incluye un voto a través de Joly Digital.

La actividad de los anteriores premiados siempre es esperanzadora. Aunque a veces hay contratiempos. La mejor noticia nos la proporciona Ana Pérez, la cordobesa formadora ocupacional con niños de 12 a 17 años, en un taller de medios de comunicación en Coria del Río (Sevilla), está criando a su segunda hija. Pero dos de los deportistas premiados han tenido lesiones de importancia.

El baloncestista Ricardo Pámpano, base de la selección nacional sub 16 que ganó en Kaunas el Campeonato de Europa en 2009 ha tenido una lesión en un hombro, de la que le han operado, que ha truncado su temporada. Una temporada histórica porque ha debutado en la ACB con su equipo, el Cajasol. Y jugado partidos importantes como contra el Barcelona. Ricardo, que es buen estudiante, se examina esta semana de selectividad y va a estudiar ingeniero industrial a partir del año próximo.

Otro deportista, Christian Bazán, medalla de oro en anillas en el Campeonato de Europa Júnior de Lausana en 2008, plata en suelo y bronce en saltos y paralelas, tuvo un grave accidente durante un entrenamiento de paralelas el 21 de febrero. Se golpeó la cara contra uno de los soportes y a punto estuvo de perder un ojo. Fue operado de múltiples fracturas en la cabeza, pero está recuperado y ya está entrenando. El accidente le dejó sin ir a los campeonatos de Europa de Berlín en abril. Su madre, Loli, que tiene toda la traza de una manager profesional, nos explica que ya está seleccionado para una competición internacional en Brasil el 25 de este mes.

La gaditana Ruth Muñoz Risueño está a punto de volver a España después de una estancia posdoctoral de varios años en la Universidad canadiense de McMaster. Empieza a trabajar como investigadora principal en agosto en el Instituto Internacional José Carreras de Investigación contra la Leucemia que se ha creado recientemente en Barcelona.

La ha reclutado Álvaro Urbano Ispizua, el prestigioso director del Instituto Clinic de Enfermedades Hematológicas y Oncológicas. Varios institutos de investigación nacionales y andaluces han pujado por su fichaje. Ruth ha solicitado un contrato de investigación nacional, Ramón y Cajal o Miguel Servet, pero mientras llega o no, el Clinic le hace un contrato directo.

Otro premiado es Rafael Navajas, sevillano de nacimiento, pero granadino como científico, alumno del prestigioso genetista molecular Manuel Ruiz Rejón. Rafael también hizo una estancia posdoctoral en Estados Unidos, en Athens (Georgia). Su trabajo allí le permitió publicar en la revista Nature una investigación sobre el mapa genético de la papaya, con investigadores americanos y chinos.

Navajas aprovecha que este reportaje se va a publicar en nueve diarios para hacer hincapié en la precariedad e inestabilidad de los jóvenes investigadores en España. Él tiene un contrato de cinco años, de los que le quedan tres. Entre sus actuales trabajos de investigación está el mapa genético del pistacho, fruto con el que posa para la foto. Se sabe poco sobre el pistacho, porque el principal productor tradicional ha sido Irán, que es un país con escasa transparencia científica. Ahora que empieza a plantarse en otros lugares e incluso para futuras mejoras genéticas, esta investigaciones pueden ser muy útiles para la rentabilidad de este cultivo en Andalucía.

También ha tenido una aventura americana Lucía Martín, ganadora del premio en 2008, cuando estaba terminando su carrera de dirección de orquesta en el Centro Superior de Música del país Vasco, con sede en San Sebastián, conocido como Musikene. Allí Enrique García Asensio le dio las mejores calificaciones del Centro. Después ha estado como directora ayudante en la Universidad de Illinois.

Y allí vuelve ahora para la orquesta de cámara y sinfónica de la universidad en varios conciertos con un repertorio en el que se encuentran El amor brujo de Falla y El Capricho Español de Rimsky Korsakov, obra con la que realizará una gira por Estados Unidos en octubre. Y en abril de 2012, dirigirá en la Illinois State University La Boheme de Puccini.

Una empresaria onubense radicada en Málaga, Inmaculada Almeida, fue descubierta para la opinión pública en la primera edición del premio Andaluces del Futuro, en 2008. Pero después ha conseguido para su compañía Viajes Almeida una serie ininterrumpida de distinciones de organizaciones empresariales, instituciones y medios de comunicación especializados.

Otra premiada en el capítulo empresarial, Raquel Velázquez, nos cuenta como se va consolidando su pequeña empresa de producción de algas para consumo humano. Sur algae tiene ya operativa una nave industrial en San Fernando (Cádiz) de 150 meros cuadrados, que funciona como una incubadora de la Consejería de Innovación cedida por tres años. Desde septiembre tiene el número de registro sanitario. En esta empresa producen algas en los esteros de Chiclana y san Fernando. Y las envasan frescas con agua de mar o salmuera, o deshidratadas en salazón, con sal natural de la Bahía. Los restaurantes son los principales clientes de las algas frescas y las tiendas de las deshidratadas.

Alberto Carretero, que además de músico es ingeniero informático, es compositor de música electrónica. Su trayectoria internacional se ha desarrollado en Europa. En mayo, en Florencia, en el Festival Giovanni Valdarno, el pianista Mario Prisuelos interpretó obras de Soler, Falla, Albéniz, Monpou, Granados, Turina, ¡y un estreno de Carretero! El mismo mes, en Milán, la pianista Maria Grazia Bellocchio interpretó otra obra del premio Andaluz del Futuro de la Cultura 2010, en el Premio de Jóvenes Artistas de la Fundación San Fedele. A pesar de que la música contemporánea no es de grandes públicos, Radio Clásica emitió el sábado por la noche varias composiciones de Alberto Carretero.

Y esta mañana podrán seguir por la televisión la carrera de 125cc de Alberto Moncayo, piloto gaditano, mejor novato en el Campeonato del Mundo del año pasado, que esta temporada ha tenido una trayectoria irregular. El año pasado llegó quinto en Japón y esa es hasta ahora su mejor clasificación. Este año arrancó en Catar bastante bien: fue séptimo, pero después se cayó en Jerez, en casa como quien dice, y rompió la moto en Estoril antes de salir, a pesar de haberse clasificado quinto en los entrenamientos. En Le Mans quedó undécimo y en Cataluña décimo quinto.

En declaraciones a nuestro diario se muestra positivo. "Hay 18 carreras en la temporada y sólo llevamos cinco; esto se puede remontar". Tiene como referencia Zarco, un piloto francés que el año pasado estaba siempre detrás de él y que esta temporada no ha bajado del sexto puesto. Moncayo, que corre con Aprilia, hace de dos horas y media a tres horas de gimnasio diarias y no quiere decepcionarse.

La cuarta edición del premio Andaluces del Futuro ya está abierta para todos los jóvenes andaluces entre los 18 y los 30 años, y de menos de 20 para deportes. El premio aspira a distinguir a los mejores entre el 1.600.000 jóvenes que hay en Andalucía en ese tramo de edad, un 20% de los habitantes de la región. A los mejores y a los más tenaces. Valga de ejemplo Christian Bazán, que cuatro meses después de un accidente gravísimo ya está compitiendo de nuevo. Como dice su madre: "Estos niños son de hierro, con esa fuerza de voluntad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios