Una semana difícil de sostener

ZAPATERO concibe la comunicación política como una teleserie: cada capítulo debe contener un quiebro del guión para mantener la atención de los espectadores. Así que vuela hasta Dos Hermanas el pasado domingo para participar en un mitin de estas sosas elecciones europeas y - vaya- nos anuncia a los andaluces que cambiamos de modelo económico. Andalucía va a convertirse en una suerte de comunidad autónoma piloto para poner en marcha su nuevo "modelo económico sostenible". José Antonio Griñán también se sorprende: aunque lleva meses hablando con el Gobierno central sobre este proyecto, Rodríguez Zapatero le comunica cinco minutos antes que va a soltar el bombazo, lo que le procurará grandes titulares, pero bastante escepticismo. No, la tarima mitinera no parecía el lugar adecuado para anunciar algo así.

El 'NEP' sostenible

El secretario general del PP andaluz, Antonio Sanz, se mofa de la solemnidad con que Zapatero proclama la instauración de todo un nuevo modelo económico. "Tiene -dijo Sanz el lunes- un tic soviético". Claro, cuando Lenin se dio cuenta de que el comunismo mataba a los campesinos de hambre inventó el NEP, "un obligado paso atrás", una vuelta al mercado. Después llegó Stalin y terminó de matar a los campesinos y, por si acaso, a los nepenistas. En realidad, el plan que prepara Zapatero, más que un giro a la cubana, supondrá una redefinición de los sectores preferentes donde invertir ayudas públicas: energías renovables, agricultura ecológica, industria agroalimentaria, transportes e infraestructuras verdes, aeronáutica, biotecnología y tecnologías de la comunicación y de la información. En esto ya había trabajado bastante el ex consejero de Innovación, Francisco Vallejo, y Griñán ya habló de ello en su discurso de investidura, pero ahora le falta conversar con Zapatero en una reunión sin fecha aún.

"No será protocolaria"

José Antonio Griñán no quiere que su primera reunión como presidente de la Junta con Zapatero sea "protocolaria", sino de trabajo. Además de lo de la Andalucía sostenible, queda pendiente cómo se pagará la deuda histórica. Griñán, según ha revelado él mismo esta semana, también desea hablar de la financiación de Canal Sur. ¿Y por qué? Pues parece que el cambio en el modelo de financiación de TVE también tendrá reflejos en la tele autonómica. Y de ello quiere hablar con Rodríguez Zapatero. La supresión total de la publicidad en TVE se compensará con pagos de las televisiones privadas y de las operadoras de telecomunicaciones. Sin embargo, hasta ahora nadie sabe cómo puede obtener Canal Sur los 67 millones de euros que tiene presupuestados este año como "ingresos publicitarios y otros". El resto, 180 millones de euros, salen directamente del Presupuesto. Claro, que si la televisión autonómica suprime la publicidad, habrá quien solicite el mismo trato para las teles municipales: caprichitos públicos.

Lo que se cocía

Aunque lo del modelo económico sostenible dio juego a las tertulias durante los primeros días de la semana -otra vez cayeron sobre Andalucía toda la retahíla de tópicos sobre el escaso interés por el trabajo, la subvención y el PER-, dos parlamentarios andaluces lo tenían bien guardado. José Luis Rodríguez y Jorge Ramos Aznar, ambos del PP, tuvieron acceso en la segunda semana de mayo al expediente de la agencia IDEA (Consejería de Innovación) por el que se otorgaba una subvención de 10,1 millones de euros a la empresa Minas de Aguas Teñidas (Matsa). Habían preguntado en el Parlamento por esta empresa en cuatro ocasiones, pero finalmente el consejero de Innovación, Martín Soler, les dejó ver el expediente. En vez de dar una rueda de prensa, la información se filtró a un periódico, aunque, eso sí, un diputado nacional del PP, Juan Manuel Moreno, reveló cuál iba a ser la estrategia al haber registrado la semana pasada una pregunta al ministro de Industria sobre la minería andaluza. "Qué buen olfato tiene usted", le espetó Miguel Sebastián en el Congreso.

Incompatibilidades

El caso es que una hija de Manuel Chaves es letrada de Matsa -"responsable del departamento jurídico", según la propia empresa- y que la subvención es aprobada en el Consejo de Gobierno del pasado 20 de enero. El artículo 7 de la Ley de Incompatibilidades de Altos Cargos les obliga a inhibirse en aquellos asuntos en los que tomen parte familiares directos. El consejero de Innovación muestra en el Parlamento que la hija de Chaves no ha intervenido en ninguno de los trámites del expediente. Es después, el 23 de febrero, cuando la empresa Matsa comunica que, a partir de ese momento, ella es la apoderada de la empresa para firmar el recibí. El PP andaluz cree que ha mordido a Manuel Chaves en algo que éste mantiene intacto después de 19 años de Presidencia: su honestidad.

Falsas acusaciones

La denuncia es delicada. Y peligrosa si se adorna con demagogia. El miércoles, cuando el consejero de Innovación acude al Parlamento a informar del expediente, contesta a un parlamentario popular que Javier Arenas, "siendo ministro", benefició a una empresa eléctrica de su familia. La acusación es tan antigua como la Mirinda, y no se pudo demostrar. El padre de Arenas, ya fallecido, tuvo parte de la propiedad de la pequeña compañía eléctrica de Olvera. Arenas sale muy dolido, anuncia una querella, pero al día siguiente, dos de sus parlamentarias, Esperanza Oña y Teresa Ruiz-Sillero, acusan al consejero de Gobernación, Luis Pizarro, de tener contratada a su mujer en la Diputación de Cádiz. Es falso, Elena Ruiz fue nombrada en 2004 jefa de la secretaría particular de su presidente, pero no duró ni una semana. Prefirió volver a su trabajo. El PP muestra a los periodistas el nombramiento en el Boletín Oficial de la Provincia de Cádiz, pero omite añadir lo que muchos parlamentarios populares saben: que Ruiz no está en la Diputación. A Pizarro quieren freírlo, y aunque en las lides políticas resiste más que un chaparro, se le nota tan dolido o más que a Arenas. Aunque el PP se la puso como a Fernando VII.

El colofón

El Parlamento demuestra que de nada serviría una comisión de investigación. Dos altavoces compitiendo por atronar al espectador. Algunos parlamentarios socialistas creen que deberían utilizar el mismo tipo de munición; otros, que toda la clase política pierde con espectáculos como los del miércoles y el jueves. Y hay quienes opinan que se trata de sacar rédito para las elecciones europeas del próximo domingo, aunque éstas ya tienen ganador: la abstención.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios