Los socialistas de Córdoba reforman su Ejecutiva en un agitado comité

  • Un directorio compuesto por tres mujeres se encargará de apaciguar el partido tras el 22-M

Comentarios 2

El secretario provincial de los socialistas cordobeses, Juan Pablo Durán, consiguió sacar ayer casi por unanimidad -con cuatro abstenciones- la reforma de la Ejecutiva con la que pretende insuflar vida al partido tras los malos resultados del 22-M. Lo hizo además mediante una fórmula distinta a la que en el partido se daba por segura, el cambio de caras en la Secretaría de Organización, por un reparto de sus funciones. En contra de esa tesis, Durán optó por crear un directorio de tres mujeres que reforzarán el trabajo institucional, dañado tras los resultados electorales. La ex alcaldesa de Fernán Núñez, Isabel Niñoles, se hará cargo de la coordinación de los diputados provinciales en la oposición, en una vicesecretaría general de nueva creación que se llamará de Supramunicipal. La directora general de Comercio, Fátima Ramírez, dejará la Secretaría de Institucional para hacerse cargo de Redes Sociales y Nuevas Tecnologías, con el objetivo de fomentar la movilización de los militantes, uno de los evidentes puntos débiles del PSOE en esta campaña.

Por último, y probablemente el nombramiento más relevante, es la llegada de la directora general de la Mujer de la Junta, Soledad Pérez, como vicesecretaria de Institucional, que se convierte a todos los efectos en coordinadora de cargos públicos con el objetivo concreto de poner en marcha un plan de acción de cara a las generales y autonómicas. Tanto Ramírez como Pérez mantienen sus cargos en la Junta con la intención, según Durán, de conciliar la vida institucional y orgánica. Soledad Pérez estuvo hasta última hora en las quinielas para la sustituir a Isabel Ambrosio como delegada del Gobierno de la Junta, un cambio paralizado en su día por el presidente de la Junta, José Antonio Griñán.

El inequívoco resultado de la votación no oculta, sin embargo, que el de ayer fue un comité provincial bronco, con intervenciones duras, en donde hubo quien apuntó con el dedo y quien fue señalado. El caso es que eso sucede a las puertas de un cambio de delegados provinciales de la Junta, que podría ser más modesto del que inicialmente se pensó, pero que algunas fuentes dan por seguro y con carácter inminente. Aunque sí se descarta que en Córdoba ocurra algo similar a lo sucedido en Almería o Málaga, donde hubo dimisiones en las direcciones. Durán subrayó que "ha sido un comité muy intenso en participación", tras unos resultados electorales adversos que "nos llevan a trabajar con humildad y sencillez, para que en estos próximos cuatro años recuperemos la confianza perdida".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios