Variaciones sobre Huxley

'Una edad difícil'. Anna Starobinets. Nevsky Prospects. Madrid, 2012. 256 páginas. 19 euros.

Manuel Gregorio González | Actualizado 25.04.2012 - 07:47
zoom


La escritora rusa Anna Starobinets (Moscú, 1978).

Share
Cuando Mauricio Maeterlinck escribe La vida de las hormigas (1937), quizá esté recogiendo, sin saberlo, el escalofrío marcial que atraviesa el XX. De igual modo, con La vida de las abejas, Maeterlinck prefigura o intuye la arquitectura posterior de las vanguardias y el infinito acolmenamiento urbano. Ese interés por la disciplina, por la inteligencia comunal de los insectos, es el mismo que urde el primer relato de Una edad difícil, donde la obra silenciosa de las hormigas se sobrepone, como una plaga, a la desgraciada infancia de unos hermanos. No es éste, en cualquier caso, el mejor cuento de este volumen. En todos ellos, sin embargo, lo fantástico se muestra como una variación, como una inesperada ulceración del orden.

Con esto quiero decir que quienes comparan a Starobinets con Stephen King equivocan el linaje de la joven escritora rusa. King viene de Lovecraft; y Lovecraft postula un caos antediluviano, un terror arqueológico, una amenaza colosal e informe, contra la que el hombre se muestra minúsculo e irrisorio. Ese mismo espanto, carente de rostro, es el que Machen imaginará en El terror, publicado en 1917. Starobinets, por contra, ha compuesto sus fantasías con variaciones sobre Huxley, Borges, Philip K. Dick y el imaginario cinematográfico de posguerra. Así, Una edad difícil, ya mencionado, remite a La invasión de los ladrones de cuerpos tanto como al Frankenstein de Mary Shelley; Vivos se presenta como una revisión apocalíptica del ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? de K. Dick; La familia es una especulación con el problema del doble, muy presente en la literatura desde Hoffmann a Borges, y agravado por la posibilidad de un mundo paralelo; La agencia y La grieta, al igual que Las reglas, son diversas permutaciones de una pesadilla kafkiana; La eternidad de Yasha aborda una actualización, vagamente científica, del mito del Judío Errante. En Espero, por fin, es la locura de Poe, de su Berenice, quien quizá dicte estas páginas. En todos estos relatos subyace una jerarquía intrusiva, un orden otro, y no la simple remoción de lo real, desprovisto de su frágil arquitectura. También cabría interpretar Una edad difícil, su metódica confabulación de las hormigas, como una revisión de Un mundo feliz de Huxley; esto es, como una suerte de utopía a escala microscópica. No obstante, esta utopía sugiere el problema de lo monstruoso, de lo híbrido, del cuerpo extraño en carne propia; asunto que Ira Levin resumió ejemplarmente, acudiendo a la mitología judeo-cristiana, en La semilla del diablo.

No hay aquí, salvo en La eternidad de Yasha, rastro alguno de los viejos mitos de la cuenca mediterránea. El Judío Errante que se embosca en dicho relato también puede considerarse una prolongación mecánica, inopinada, de la existencia. Tampoco hay en el volumen de Starobinets una referencia expresa a un futuro remoto, sideral, de carácter tecnológico, a la manera de Lem o de Ray Bradbury. Digamos que el imaginario de Una edad difícil es aquel que especula, desde Wells o Le Fanu, desde las atropelladas desventuras selenitas del Baron de Muchausen, con la posibilidad de una amenaza exógena. Una amenaza que puede manifestarse como horda minúscula y voraz, o como fenómeno abisal, crecido parasitariamente en en nuestra conciencia. La Guerra Fría acusó el número de estas fantasías, donde la salvación y el exterminio, la razón y una lógica deforme, paranoide, se confunden. Alfred Hitchcock llevó a su cima este terror abstracto, de naturaleza objetiva. Anna Starobinets es deudora feliz de todos ellos. En la economía interna de sus terrores, es la promesa de un orden, la sombra de una arquitectura infausta, lo que nos inquieta.
0 comentarios
Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenido ofensivo o discriminatorio.

Nuevo comentario

Doce nombres para el otoño

La novela inacabada de Saramago y el libro póstumo de Matute, el regreso de Milan Kundera y los admirados. Marsé y Marías esperan, entre otros, a la vuelta del verano.

Marlene Dietrich, en 'El ángel azul' (1930), de Josef von Sternberg.

Pie de foto

Marlene antes de Dietrich

Errata Naturae recupera un hermoso y premonitorio retrato de 1931 sobre la (futura) mítica actriz alemana.

Jon Bilbao. Escritor

John Bilbao. / Markus Rico

Pie de foto

"El cinismo me interesa tan poco como la felicidad inamovible"

El autor asturiano reúne en 'Física familiar' sus primeros textos, hasta hace poco inencontrables, junto con cuentos hasta ahora dispersos e inéditos.

Antoine de Saint-Exupéry. / AFP

Pie de foto

El enigma Saint-Exupéry

Se cumplen 70 años de la desaparición del escritor y piloto, autor de 'El principito', sin pruebas concluyentes sobre las causas de su muerte

Lale González-Cotta, con un ejemplar de 'Pandora'. / Belén Vargas

Pie de foto

Una mujer nueva... y desconcertante

La sevillana Lale González-Cotta firma la traducción de 'Pandora', una 'nouvelle' de Henry James hasta ahora inédita en español que acaba de publicar la editorial Impedimenta

Isak Dinesen, alias de Karen Blixen, durante la última etapa de su vida.

Pie de foto

Yo tenía una granja en África...

Se cumple el primer centenario de la llegada a Kenia de la escritora Karen Blixen, una epopeya inmortalizada en la novela 'Memorias de África', luego popularizada por el cine.

Josep Pla, en su casa del Ampurdán.

Pie de foto

Pla inédito

Destino anuncia la publicación en noviembre de 'La vida lenta', recopilación de tres diarios hasta ahora desconocidos del célebre prosista.

En la imagen, Johnny Weissmuller como Tarzán

Pie de foto

Tarzán, furia salvaje

La editorial T&B publica una atractiva monografía sobre el personaje del 'rey de los monos'.

Nadine Gordimer./ Efe

Pie de foto

Fallece la Nobel de Literatura surafricana Nadine Gordimer

La autora de 'La historia de mi hijo' y 'El conservador', entre otras obras, consiguió el prestigioso galardón en 1991 y en aquel momento fue la primera mujer en hacerlo en 25 años.

Nativel Preciado. Periodista y escritora

En la imagen, Nativel Preciado. / Belén Vargas

Pie de foto

"Los periodistas somos carne de cañón o figuras épicas, pero normales nunca"

La autora publica 'Canta sólo para mí', historia de amor, canto a la juventud y homenaje a su generación, la que pilotó la Transición, con el que ganó el Premio Fernando Lara de Novela.

Óscar Lobato. Escritor y periodista

Pie de foto

"Quizás vivamos el mejor momento para que los piratas vuelvan a la calle"

El reciente Premio Cádiz de Periodismo publica su tercera novela, 'La fuerza y el viento' El libro, que edita el sello Alfaguara, va más allá de la obra de aventuras.