"¿Has comido con pan o sin pan?"

Esta frase, aparentemente inofensiva, propició un incidente entre prolicías locales de distintos sindicatos, el SIPLG y el SI-PAN, que ha acabado en los juzgados · Los agentes denunciados se enfrentan a una multa

Y. Huertas / Granada | Actualizado 23.09.2012 - 01:00
zoom


El episodio denunciado ocurrió en la sede de la Policía Local de Granada.

Share
"¿Has comido con pan o sin pan?". Esta pregunta, aparentemente inofensiva, desencadenó hace unos días un incidente en la Huerta del Rasillo, sede de la Policía Local, que ha acabado en los juzgados. El altercado ocurrió entre agentes pertenecientes a distintos sindicatos: dos miembros del SIPLG (Sindicato Independiente de Policía Local de Granada) y el secretario general del SI-PAN (Sindicato Independiente de Policía de Andalucía) en Granada, Sebastián Aguado, que además es delegado de personal.

Fue precisamente el representante del SI-PAN quien decidió llevar aquel acalorado episodio a los tribunales. Formuló el pasado 12 de septiembre una denuncia penal contra sus dos compañeros por una presunta falta de lesiones, aportando incluso un informe médico sobre la "cervicalgia" que ha sufrido a raíz de, según su versión, ser agredido por uno de los agentes denunciados, el ex secretario del SIPLG, Miguel García Rubiño. El incidente ocurrió el día 10, sobre las 14.10 horas, y esta semana se celebró un juicio de faltas que quedó visto para sentencia en el órgano que dirige el magistrado Antonio Moreno, el Juzgado de Instrucción número 4 de la capital.

Durante su interrogatorio, el representante del SI-PAN explicó que la mañana de los hechos estaba colocando información sindical en el tablón de anuncios del cuartel. En el pasillo se encontraba el segundo agente denunciado hablando con otro policía. En un momento dado, apareció García Rubiño, quien, tras observar al miembro del SI-PAN frente al tablón, lanzó al otro denunciado el interrogante con el juego de palabras (sin pan/SI-PAN) que originó la polémica. A juicio de Aguado, se formuló aquella pregunta en tono "burlesco" y "descalificando" a su sindicato. Y ante ello, retó a García Rubiño a decirle a la cara lo que tuviera que hablar sobre su organización sindical, momento en que ocurrió la supuesta agresión: "se abalanzó sobre mí y me metió los dedos en el cuello".

Sobre la participación del segundo agente denunciado en los hechos, Aguado manifestó que le dijo "que era un sinvergüenza" y "que le iba a hartar de hostias sin problemas".

Los dos denunciados negaron categóricamente al juez haber cometido los hechos que se les atribuyen. Sólo reconoció García Rubiño haber pronunciado la pregunta que tanto ofendió a Aguado, quien, según su testimonio, le amenazó de muerte. "Yo mantuve la calma en todo momento, la que me dan 20 años de servicio", aseguró el ex dirigente del SIPLG, que de inmediato puso lo ocurrido en conocimiento de sus superiores.

Tan sólo un testigo propuesto por el denunciante, también miembro del SI-PAN, afirmó haber visto desde un rellano, a unos 20 metros del tablón, que García Rubiño se encaraba con el sindicalista y alzaba la mano, un testimonio que la defensa de los denunciados consideró inveraz.

El actual dirigente local del SIPLG, Israel Vallejo, que también se hallaba en el pasillo donde todo ocurrió, declaró como testigo de la defensa y negó tajantemente que se produjera la agresión, corroborando la versión de sus compañeros de sindicato. "Se inició una discusión. Estaban encarados, pero no hubo contacto físico ni agresión", manifestó.

Tras escuchar a unos y otros, la fiscal que se encontraba en la sala solicitó que se absolviera a García Rubiño de la falta de lesiones que se le atribuía, por existir versiones "contradictorias" sobre lo acontecido. No obstante pidió que se les condenara tanto a él como al otro agente por una falta de injurias a pagar una multa de 135 euros (nueve euros durante 15 días).

Por su parte el abogado del SI-PAN, Domingo Domingo, reclamó que se condenara a los dos denunciados a dos meses de multa con una cuota diaria de 10 euros, así como a que paguen a su cliente una indemnización de 200 euros por el dolor de cuello que le ocasionó la supuesta agresión.

La última palabra la tendrá el juez Moreno, que presidió un juicio donde quedó claro que en todos lados se cuecen habas.
4 comentarios
  • 4 IZQUIERDO 24.09.2012, 10:43

    Esto va dirigido a el que se hace llamar "Uno", no tiene usted ni p. . . . . idea de como es la POLICIA LOCA de Granada, como en toda familia puede haber desavenencias, pero de verguenza "NADA".

  • 3 José 24.09.2012, 01:43

    Esto se veía venir. El PP le dió muchas alas al tal Rubiño, que llegó a crerse que era Dios.

  • 2 Telepepe 23.09.2012, 20:05

    Manipulacion de los políticos, UNION. . . .

Normas de uso

Este peri�dico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta secci�n y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenido ofensivo o discriminatorio.

Nuevo comentario

José Luis Delgado

Pie de foto

Barcelona y Granada en la coronación de Zorrilla

Granada gritó ¡Viva Cataluña! El alcalde de Barcelona se fue encantado. Aunque la ciudad no estaba para derroches, algunos hicieron negocio. Ya en Granada funcionaba el 'merchandising'.

PUBLICIDAD