arte

La belleza del punto de fuga

La Galería Arrabal & Cía acoge la muestra de fotografía 'Un viaje infinito' hasta finales de marzo.

Belén Rico | Actualizado 04.03.2013 - 08:28
zoom
zoom
Share
"Las interminables líneas de comunicaciones y las grandes infraestructuras son, realmente, las marcas más duras que el hombre realiza en la naturaleza". Esa huella es la que han querido plasmar Fede Arcos y Carmen Romero en Un viaje infinito, la exposición de fotografías que hasta el próximo 29 de marzo acoge la Galería Arrabal & Cía, en pleno Realejo.

Y para dejar constancia de esa marca nada mejor que utilizar la metáfora del camino, una imagen polisémica que obliga a la reflexión.

Arcos, arquitecto de formación y viajero incansable por vocación, se ha sentido especialmente atraído por este tema. "Pienso que nuestro trabajo debería estar presente en ellas", explica en referencia a esas grandes líneas de comunicación. "Son los caminos los que nos llevan a los paisajes infinitos", explican los autores.

"Para esta exposición monográfica hemos querido recoger algunas imágenes recopiladas en los últimos cuatro años que muestran esa relación compleja entre el hombre y el medio natural", cuenta Arcos.

Los dos conducen al espectador a la magnificencia de esos espacios indómitos, solitarios, donde la mirada sigue el camino para poder descansar en la belleza de un punto de fuga donde el espíritu se funde con la naturaleza.

Pero la relación de ambos artistas con la fotografía no puede entenderse sin profundizar antes en su amor por los recorridos de largas distancias, unos viajes de varios meses que tienen tanto de iniciáticos como de deportivos, por lo extremo de las exigencias físicas.

"Hace años decidí recorrer las zonas más desoladas y vastas de nuestro planeta. De pequeño, cuando estudiaba geografía, trataba de imaginar cómo eran las montañas, los ríos, los desiertos y las estepas de Asia. Un día, sin apenas preparación, tomé un vuelo hasta Irkustk, desde ahí viajaría por la cuenca del lago Baikal, atravesaría a caballo las estepas mongolas y treparía los montes sobre los que una gran muralla recorta el paisaje chino. Entonces pensaba, ingenuamente, que tendría todo el tiempo del mundo para explorar el planeta", cuenta el arquitecto sobre sus orígenes como viajero.

"Hace años que soy testigo de excepción de los retrocesos de las lenguas glaciares, de la pérdida del hábitat de las especies animales, de la caza selectiva en pro de la conservación, de la disminución del tejido verde, de la sustitución de los bosques primigenios por cultivos...", cuenta el viajero sobre sus despertar como enamorado de la naturaleza.

Más que de ecologismo se puede hablar de mística de la naturaleza, algo similar a esa vinculación especial que los montañeros sienten con la montaña y los surferos con el mar. Esa relación tan estrecha en la que los daños al paisaje se sienten casi como propios.

En definitiva, es una muestra también sobre las consecuencias de la presión humana en el medio. "Ya somos 7.000 millones y los territorios vírgenes son cada vez más escasos e inaccesibles", resume el artista.

Al principio él viajaba sólo, sin más compañía que la de una enjuta mochila con lo imprescindible para hacer el camino con algunas garantías pero con el mínimo peso. Hace ya varios años que en los grandes viajes siempre cuenta con la compañía de Carmen Romero, licenciada en Magisterio.

Juntos no sólo recorren el mundo, también han hecho al alimón las 30 bellas y evocadoras imágenes que componen Un viaje infinito. Y juntos formaron en 2010 Paralelo 70, una plataforma que, a través de la exploración del mundo, fusiona cultura, comunicación y deporte, explorando los límites de la actividad humana y el mundo natural. Asimismo da soporte a actividades relacionadas con la cultura y el deporte en la naturaleza extrema.

"Cubrimos muchos miles de kilómetros, por tierra y mar, buscando los últimos espacios salvajes, intentando comprender los cambios que transforman el territorio. Tratamos de acercarnos a las fronteras de la actividad humana, entrando en contacto con los pueblos nómadas, para, de ahí, salir al espacio libre aún no colonizado por el hombre", explica Arcos sobre los objetivos de estos viajes. En concreto, en la muestra hay imágenes de sus desplazamientos a Feroe, Islandia, Rusia, Escocia, Mongolia y Dinamarca, aunque también hay fotografías a Granada y otras regiones de España.

"Cada viaje lo tratamos como un gran proyecto, que preparamos durante meses, con ambiciosos objetivos. Los preparativos son largos y complejos: documentación, tramitación de permisos, compatibilidad con la actividad profesional, preparación física y técnica, equipo técnico y autofinanciación. Después viajamos: hambre, frío y kilómetros, muchos kilómetros", explica el arquitecto sobre el arduo trabajo de backstage que hay detrás de cada una de las 30 imágenes que conforman Un viaje infinito.

"Para esta exposición hemos realizado un trabajo monográfico porque hemos seleccionado sólo las imágenes de los caminos trazados por el hombre en la naturaleza salvaje", cuenta el arquitecto, que ya contaba con experiencias previas de exposiciones individuales y colectivas de fotografía, aunque nunca de un sólo tema.

Y para esta primera muestra monográfica y conjunta no han podido tener mejor soporte que la galería de Alejandro Gorafe y Pepe Arrabal, un referente en el arte contemporáneo de la ciudad. "Le comenté que teníamos este proyecto en mente y me pidieron que le enseñara una selección", cuenta Arcos. Y ver la muestra y que surgiera la exposición, fue todo uno.

Aunque la colección de fotografías sólo consta de imágenes de caminos, la galería muestra también un vídeo en que se ven instantáneas de los viajes pero de otras temáticas, como habitantes o paisajes vírgenes.

En la actualidad, Arcos compatibiliza su trabajo como arquitecto con otros encargos de fotografía deportiva y documental y algunos reportajes publicitarios. Y ambos preparan ya otros viajes para los próximos meses en los que volver a perderse con la cámara en la belleza de eso paisajes infinitos.

Galería Arrabal&Cía, Granada

Sala de exposiciones de CajaGranada, Granada
1 comentario
  • 1 José Luis 04.03.2013, 13:51
    klein-a.es

    No pude asistir a la inauguración pero iré a ver la expo en cuanto pueda; no me la pierdo por nada del mundo!

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenido ofensivo o discriminatorio.

Nuevo comentario

Bienal de flamenco

Toda la información

PUBLICIDAD