Autorretratoen negro de una gran bailarina

Algo. XVI Bienal de Sevilla. Concha Jareño. Dirección, coreografía, dirección y vestuario: Concha Jareño. Música original y guitarra: Juan Antonio Suárez Cano. Cante: Gema Caballero y Pedro Obregón. Violín: Raúl Márquez. Percusión: Luis Amador. Lugar: Teatro Central. Fecha: Martes, 28 de septiembre. Aforo: Tres cuartos de entrada.

La mayoría de las veces, por desgracia, el público no es capaz de identificar a las bailarinas de un cuerpo de baile, aunque sean solistas y hayan ganado numerosos premios, como sucede con Concha Jareño. Por eso, tras unos años de bailar en compañías como las de Rafaela Carrasco o Dospormedio, la madrileña quiso seguir en solitario. Con su trabajo Simplemente flamenco, demostró su arte como bailaora, pero una artista completa como lo es Concha, con la carrera de Danza Española y con muchos conocimientos de danza contemporánea, aspira a expresarse con todos sus recursos, de modo que, después de que su pieza Algo -según sus palabras, "poco flamenca y algo contemporánea"- ganara el premio a la Mejor Coreografía Solista del Certamen de Madrid en 2007, decidió completarla con otras dos, Inventario flamenco y Fugaz, para crear un espectáculo. El mismo que estrenó en Helsinki en 2008 y el martes se presentó en el Teatro Central dejando bien patente su gran calidad como bailarina.

Algo, sin embargo, es más un trabajo para buenos aficionados a la danza que para el gran público flamenco. En primer lugar porque, al ser ella misma la directora, ha bailado lo que ha querido, lo que tenía necesidad de bailar, sin ceder a ninguna lógica de conjunto o a ninguna exigencia dramatúrgica. Por ello, junto a momentos exquisitos como la preciosa milonga que baila con bata de cola y abanico, el solo de Cano (autor sensible de toda la música) o algunos cantes de Gema Caballero, el espectáculo, no muy bien iluminado por cierto, no presenta más coherencia que la de su tono íntimo y melancólico. Una especie de tristeza que lo atraviesa de principio a fin, tal vez porque creó la primera parte tras la muerte de un ser querido. Su autorretrato, aunque hermoso, tiene más tinieblas que luces.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios