Jerez, tan amplio y tan distinto

  • La señalada cita colgó el cartel de 'No hay billetes' en el Hotel Triana.

Jerez y Triana, Triana y Jerez se dieron la mano el pasado sábado en la Bienal dentro del espectáculo denominado Jerez y que contó con una amplia representación artística de la tierra, pues no en vano se congregaron sobre las tablas del Hotel Triana voces tan distintas y variadas como las de José Méndez, Juan Moneo, Antonio Malena y La Macanita, con el baile de María del Mar Moreno y las guitarras de Diego del Morao, Manuel Valencia y Pepe del Morao.La cita había levantado expectación desde que fue anunciada la programación de esta edición y se colgó el cartel de No hay billetes.

Con el soniquete de las guitarras, arrancaba la noche. Jerez se presentaba con su himno oficial, la bulería, levantando los primeros aplausos del público que abarrotaba el precioso recinto, todo un clásico de la Bienal. Fue el prólogo de una noche en la que María del Mar Moreno deleitó con ese arquetipo clásico del baile. De negro, la jerezana se rebuscó con el cante visceral de Antonio Malena, ese que sabe exprimir al máximo al arte de esta bailaora.

No quedó ahí lo rancio, puesto que seguidamente, las voces de Juan Moneo El Torta, Luis El Zambo, y José Méndez deshilacharon una ronda de tonás con enjundia sentados sobre una mesa. Oír metales tan distintos pero con la misma raíz fue toda una delicia para un público que esperaba más. El Zambo brindó una tanda de esas bulerías al golpe o bulería por soleá que tan bien ejecuta, como también lo hizo al meterse por fandangos naturales, donde intercaló tercios con José Méndez, otro ejemplo de seriedad y conocimiento. Su última pincelada acordándose de El Gloria fue acogida con una fuerte ovación. Antes, Diego del Morao se unió a la fiesta para ejecutar en solitario una de sus características piezas.

Apenas daba tiempo para digerir tanto caudal flamenco. La Macana destapó su repertorio buleaero, El Torta (quizás menos brillante que otras veces) levantó al público con el ya famoso Quiero abrazarte y Luis y José volvieron a tirar de manual, uno de la bulería corta de Santiago y el otro del de los Méndez.

María del Mar, de nuevo con la voz de Antonio Malena como referencia, compareció para marcarse otra pataíta, a la que siguieron las de Tía Yoya y La Currita. El compás de la Filarmónica de Santiago y la bulería se apoderaron del recinto, que vibró con una velada memorable.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios