Narraciones caligráficas a golpe de pie

Katha Vachak. Anuj Arjun Mishra Kathak Company. Coreografías: Pandit Arjun Mishra y Anuj Mishra. Intérpretes: Anuj, Smriti y Kantika Mishra. Músicos: Pandit Dharamnath Mishra (canto y armonium), Vikas Mishra (tabla), Hridya Desai (canto y sarod). Organización: TTB Teatro tascabile di Bergamo - Accademia delle Forme Sceniche (Italia) Dr Ashish Mohan Khokar (India). Lugar: Auditorio del Cicus. Fecha: Viernes, 7 de setiembre. Aforo: Lleno.

Anuj Arjun Mishra mostró que tiene la fuerza y la pasión de los grandes. Si al principio los Mishra titubearon en algún que otro momento, como en los equilibrios de las primeras piezas, más melosas, fueron conquistando el escenario y a su audiencia a golpe de planta del pie y de giro decidido. Esas fluctuaciones devinieron en seguridades rítmicas herederas de una larga tradición. Fue un espectáculo orgulloso de sus herencias, si bien la juventud y el empeño de sus protagonistas no deja de apuntar hacia el futuro.

Katha Vachak pone de relieve la complejidad del estilo Kathak y sus convergencias con otras artes, desde el flamenco al jazz. Los cuerpos de los bailarines cumplieron con sus obsesiones, rítmicas y caligráficas, y se entregaron a piruetas y giros virtuosos sorprendentes. La propuesta respetó la manera en que la danza clásica es presentada en la India, es decir, no se ha mimado más de la cuenta el ojo occidental. Esta naturalidad de los intérpretes se vio en cierta forma contradicha por las explicaciones de la dirección. Es cierto que el neófito necesita alguna que otra herramienta para no perderse en la riqueza del Kathak. Sin embargo, el sketch entre la italiana encargada de dar la explicación y su no demasiado agraciado traductor interrumpió excesivamente una función ya de por sí larga. Bien podría haber sido sustituida por un buen programa, ya en papel o proyectado.

Los hermanos Mishra dejaron claro que el Kathak combina emoción, improvisación y precisión formal, gramática y narración. Y la propuesta se hizo fuerte allí donde la narración devino forma pura, curiosamente aquí cuna de la emoción (qué ojos, qué rostros).

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios