Un engranaje para la integración

  • Un programa gestionado por Andalucía Acoge y financiado por el Servicio Andaluz de Empleo posibilita prácticas en empresas a inmigrantes e intenta derribar prejuicios en la sociedad a la hora de su contratación

No es fácil para un inmigrante insertarse en el mercado laboral y menos en tiempos de crisis. Pero Derli, Mohamed, Doina, Yaroslav y Said lo están intentando. Cuentan con el apoyo y el aval de Andalucía Acoge. Esta federación les ofrece un programa financiado por el Servicio Andaluz de Empleo (SAE) para que durante dos meses hagan prácticas en empresas. "Se trata de que tomen contacto con el mercado laboral dentro del sector en el que tienen formación homologada", precisa Paula Moyano, técnico de la ONG.

Derli Tovar es colombiana, hizo un curso de esteticien y ahora realiza prácticas en una peluquería gracias al Programa de Experiencias Profesionales para el Empleo (EPES). "Empezar de nuevo es un poco difícil. Con este curso quiero adquirir más experiencia y me está yendo muy bien", cuenta.

Desde que la iniciativa se puso en marcha a finales de 2010, 24 inmigrantes han pasado por el programa EPES. Paula busca empresas que quieran participar en la iniciativa y luego al inmigrante que mejor se adapte al puesto. Dice que todo tiene que encajar, como en un engranaje, para que el programa funcione. Aunque el objetivo es que los inmigrantes hagan prácticas que en el futuro les abran las puertas del mercado laboral, la iniciativa también apunta a sensibilizar a los empresarios y a la sociedad a favor de su integración. "Yo pido a los empresarios que intenten ver nuestras capacidades profesionales, no que somos inmigrantes", defiende Doina Petermann. Esta rumana ha trabajado de comercial y de empleada doméstica. Pero ahora intenta conseguir un empleo de administrativa, lo que es. Acaba de terminar las prácticas del programa EPES. "Siempre escucho que unos rumanos robaron, que otros rumanos hicieron otra cosa mala... Yo no paro de decir que soy rumana. El mundo tiene que entender que hay inmigrantes que quieren trabajar honestamente", sostiene.

Luchar con otro idioma, contra los prejuicios, contra la crisis, contra la falta de una red familiar que les apoye... Sus handicaps son muchos. "Los inmigrantes sufrimos más por la crisis porque estás fuera de tu país y no tienes familia que te ayude", cuenta Said Ibikunle. Said es nigeriano. Durante muchos años trabajó en la construcción, pero la empresa cerró y se fue al paro. Ahora intenta coger más práctica con el programa EPES como soldador de estructuras metálicas. Cuenta con alegría que es el único "moreno" de la empresa, una conocida firma de decoración en la que hace "lo que me manden".

Todos coinciden en que desde el inicio de la crisis es casi imposible conseguir un trabajo. Por eso intentan ahora refrescar su formación con las prácticas y probar suerte en lo suyo. Los inmigrantes perciben 391 euros mensuales netos. Las empresas no pagan nada; el dinero lo abona el SAE con recursos del Fondo Social Europeo.

Para Francisco Ramírez, gerente de un taller de automoción que ya ha dado la oportunidad de hacer prácticas a cuatro inmigrantes, la experiencia con estos alumnos ha sido "magnífica". Eso sí, antes de sumarse a la iniciativa la planteó al resto de sus trabajadores para contar con su apoyo. "Tengo un equipo magnífico y todos están implicados. Creo que hay que colaborar con los que vienen a buscar aquí su futuro. Existen muchos prejuicios y a veces pagan justos por pecadores", opina.

Paula apunta que Andalucía Acoge vela para que las empresas no cubran puestos de trabajo con estos inmigrantes en prácticas. Entre ellos también están Yaroslav Danysh, ucraniano, y Mohamed Hasnoui, marroquí. Yaroslav está haciendo prácticas en una empresa que monta conductos de aire acondicionado y dice que está "mucho contento". Mohamed vino a España por reagrupación familiar. Es mecánico, pero le falta experiencia. El programa EPES le ha permitido entrar en un taller para hacer prácticas.

Son distintas historias, pero todas llevan detrás el mismo anhelo: lograr la inserción laboral para avanzar en su integración.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios