Festival de Venecia

Adiós a la 'inocencia'

  • La 'estrella' de Disney Selena Gómez y la protagonista de 'High School Musical' Vanessa Hudgens protagonizan la nueva cinta de Harmony Korine, en concurso junto a Marco Bellochio.

La candidez es cosa del pasado para Selena Gómez y Vanessa Hudgens, que se ven envueltas en una ola de sexo, drogas y hip hop en Spring Breakers, de Harmony Korine, con la que este miércoles han causado sensación en una Mostra que también habló de la eutanasia con la voz sólida del maestro Marco Bellochio, responsable de Bella addormentata.

En la presentación de Spring Breakers,película que opta al León de Oro con las destructivas vacaciones de primavera de unas adolescentes de instituto estadounidense, un periodista resumió la cinta mejor que sus propios responsables: "Es la película que más puede asustar a un padre de dos hijas como yo".

Efectivamente, Korine, guionista de las mejores películas de Larry Clark (entre ellas, Kids), sigue en solitario explorando el lado menos poético de la adolescencia y, para ello, nada más impactante que robar a Disney sus abanderadas de la moral: Selena Gómez y Vanessa Hudgens, que aparecieron en Venecia llenas de transparencias, brocados y dorados. "Por supuesto entiendo que Disney Channel te convierte en una especie de marca. Será un poco impactante para muchos de mis fans, pero será bueno para mí. Esto es crecer", dice Gómez que, en realidad, es la única de las cuatro amigas descocadas que se salva de esta quema del descontrol tan poco dada a los moralismos.

Spring Breakers, que cuenta además con un irreconocible James Franco en el papel de gurú de ese mundo de tráfico de armas, drogadicción y rap que tanto fascina a las protagonistas, es, en palabras de su director, "una película muy sensorial, que te arrastra con su narrativa líquida, en movimiento. Es un ataque de imágenes y sonidos, un poema pop". Korine, que se emborracha de toda la cultura y la estética de la MTV para filmarla después de haberla vomitado, acierta en el desnudo frontal que realiza de la frivolidad adolescente estadounidense, pero flaquea a la hora de dar sentido al sinsentido.

No obstante, después de intensos dramas y obsesivos retratos de la espiritualidad, la prensa aplaudió a rabiar este film, con el que el realizador reconoce que ha cumplido el sueño de trabajar con Hudgens y Gómez y asegura, entre bromas, que a sus seguidores "les encantará esta mierda".

Hudgens afirma que hay mucho de realista en esta película y poco de inconsciencia en las protagonistas. "Saben exactamente lo que están haciendo y usan sus armas para conseguir lo que quieren. Están viviendo su momento", ha asegurado sobre este periplo que les lleva a robar gasolineras, coquetear con gángsters y cantar encapuchadas y con metralletas una balada de Briney Spears. "Se trataba de tomar esa cultura que ha influido a la película y transformarla, adaptándola al contexto", asevera un James Franco tan disperso como acostumbra, aunque también haciendo honor a su condición de sex symbol, después de lucir fundas de platino, trenzas y camisa hawaiana en la película. "No fue nada duro. Más bien fue muy divertido", añade como resumen de su experiencia en el film.

"Nunca pensé que formaría parte de una película de este tipo", concluye Hudgens, quien teñida de rubio y sin visos de cantar o bailar como en su anterior High School Musical, ha rodado escenas de sexo lésbico y se pasa casi toda la película en bikini.

Esta cinta, que ha causado cierta fascinación por su mensaje abiertamente irreflexivo, contrasta con Bella addormentata, de Marco Bellochio, teniendo en cuenta que el director de Buenos días, noche se ha introducido en el debate de la eutanasia con este film de historias cruzadas alrededor del caso que reabrió el debate en Italia, el de la muerte de Eluana Englaro en 2009.

Voz laica en un país de profundo sentimiento católico, Bellochio convence por la solidez de su cine y la pluralidad de su planteamiento. "No hay divagaciones de tipo ideológico ni concesiones. He hecho una película sencilla y directa", resume Bellochio. Con las interpretaciones sobresalientes del reparto coral que conforman Toni Servillo, Isabelle Huppert, Alba Rohrwacher, Roberto Herlitzka y Maya Sansa, esa bella durmiente tan diferente al cuento de hadas fue recibida con el beneplácito incluso de quienes venían con ganas de polémica, dado el director y el tema.

"La película desvela, creo, mi posición al respecto, pero de una manera compleja. No de una manera ecuménica en la que todos tienen razón, sino que he tratado a todos los personajes sin desprecio ni odio", comenta. "Pero aunque miro con respeto y con curiosidad a quien tiene fe, no, no me he convertido", afirma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios