Amor secreto, amor fantasma

Comentarios 1

Contracorriente. Drama, Perú-Colombia-Fra-Ale, 2009, 100 min. Dirección y guión: Javier Fuentes-León. Fotografía: Mauricio Vidal. Música: Selma Mutal. Intérpretes: Cristian Mercado, Manolo Cardona, Tatiana Astengo.

Desde Perú, Contracorriente contiene todos los ingredientes que la hacen atractiva a los ojos de los programadores de ciertos festivales (Sundance entre ellos) y a los de ciertos públicos marginales con su mezcla entre folclore popular, realismo mágico y temática homosexual.

Ambientada en un pequeño pueblo pesquero peruano, la película de Javier Fuentes-León nos trae una historia de amor secreto, el de Miguel, un pescador casado a punto de tener un hijo, y Santiago, un pintor que pasa temporadas en el pueblo, que deviene una historia de amor fantasma después de un accidente y tras un inopinado brote fantástico que hemos de entender como una variante metafórica de la salida del armario en un ambiente hostil.

El público encontrará en la jugada una original lectura de la marginación y la lucha por la libertad y una sublimación del amor romántico en las claves de cierto realismo mágico latinoamericano. También una tosca y algo descuidada manera de narrarlo que, a pesar del su lirismo telúrico y paisajístico (el entorno, de una belleza singular, se nos antoja bastante desaprovechado), deja ver demasiado las costuras y el esquematismo de un guión que, si no fuera por la solvencia de los dos intérpretes protagonistas, podría haber salido perfectamente de una de esas telenovelas que se parodian en la cinta.

Más allá de su modestia, de sus buenas intenciones y de sus limitaciones estilísticas, Contracorriente encontrará su hueco en el corazón de los espectadores más sensibles y amantes de lo exótico y si, bien no pasará a la historia de las formas cinematográficas, es una seria candidata a ilustrar numerosos ciclos y charlas sobre la homosexualidad en los años venideros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios