Crítica 'Una botella en el mar de Gaza'

'Chateando' el "conflicto"

Una botella en el mar de Gaza.Drama, Francia-Israel, 2012, 102 min. Dirección: Thierry Binisti. Guion: Thierry Binisti, Valérie Zenatti. Fotografía: Laurent Brunet. Intérpretes: Agathe Bonitzer, Mahmud Shalaby, Hiam Abbass.

Producción francesa ambientada entre Jerusalén y Gaza en el año 2007, Una botella en el mar de Gaza viene a dar la enésima vuelta de tuerca al "asunto" palestino-israelí desde la ya clásica perspectiva didáctica y bienintencionada que apuesta todas sus bazas cinematográficas a la claridad expositiva, un realismo ramplón y las "bondades" de un guión de manual.

El primer largo de Thierry Binisti plantea una suerte de Romeo y Julieta posmoderno en el que una muchacha israelí y judía de origen francés y un muchacho palestino y musulmán intercambian correos electrónicos después de que éste intercepte en la orilla un mensaje conciliador en una botella enviado por ella (sic).

Como quiera que la cosa ha de ser clara, emotiva y sencilla, los e-mails sirven para "explicarnos" en voz alta el enconamiento del "conflicto" mientras que la "realidad" golpea con la forma de puntuales atentados, bombardeos, amenazas y demás metralla violenta y/o intolerante convenientemente colocada para que este idilio epistolar tenga las correspondientes crisis y quiebros en su desarrollo.

Padres, madres, primos, familia, amistades o profesores de idiomas están aquí de prescindible paisaje de fondo, mientras que la cara bonita y la madurez de nuestros protagonistas y su pequeña historia de amor, distancia y esperanza intenta hacernos olvidar pequeños detalles como, por ejemplo, que ambos hablen y escriban un fluido inglés, el idioma del cine y las buenas intenciones, para entenderse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios