Naomi Kawase. Directora de cine

"El cine me ha permitido ser yo misma"

  • La realizadora nipona, responsable de 'Una pastelería en Tokio', vuelve a la cartelera con su nueva película, 'Hacia la luz'

Naomi Kawase, en una imagen de archivo. Naomi Kawase, en una imagen de archivo.

Naomi Kawase, en una imagen de archivo. / Efe

Naomi Kawase (Nara, Japón, 1969) propone una poética reflexión sobre el cine en Hacia la luz, su último largometraje. "El cine me ha permitido ser yo misma", señala la directora.

Reconocida en festivales internacionales gracias a títulos como El bosque del luto (2007) o Aguas tranquilas (2014), Kawase se hizo más accesible con su anterior filme, Una pastelería en Tokio, aunque ahora vuelve a su estilo habitual, más indirecto y sugerente.

Hacia la luz reflexiona sobre el poder de las palabras, las imágenes y la imaginación a través de la relación entre una redactora de descripciones auditivas de películas para sordos (Ayame Misaki) y un reconocido fotógrafo que está perdiendo la visión (Masatoshi Nagase).

-La protagonista del filme, Misako, encuentra en el cine una vía de escape, de sentirse bien. ¿Qué significó para usted descubrir la posibilidad de hacer películas?

-La posibilidad de tener mi propia identidad y de canalizar mis inquietudes creativas. Siempre tuve la necesidad de crear cosas, pero no sabía muy bien cómo. Me hubiese gustado dibujar, después encontré la fotografía y por último el cine. El cine me hizo ser yo misma.

-Su película habla de lo difícil que puede ser encontrar el equilibrio entre palabras y silencios para comunicar algo. ¿Es usted muy estricta en la fidelidad al guion a la hora de rodar?

-Me gusta dejar al espectador que piense y reflexione, concederle un espacio para su creación. Creo que esto se consigue de muchas maneras, pero una de ellas es permitir una parte de improvisación a los actores, dejarles crear y aportar a su personaje.

-¿Cómo describiría la relación entre Misako y Nakamori en la película? ¿Cree que las relaciones son más interesantes cuando parten de un rechazo inicial?

-No necesariamente. Aunque Misako y Nakamori parecen tener valores opuestos y se repelen, son dos seres que en el fondo tienen muchas cosas en común. Su relación real nace al sumergirse en la profundidad de cada uno. Y es en esa profundidad donde el poder del cine los hace apegarse.

-Una de las frases más emotivas de la película dice: "Nada es más hermoso que lo que desaparece justo delante de nuestros ojos". ¿Está de acuerdo con ella?

-Las cosas que no vemos, que nos hacen dudar, que no sabemos lo que son... El viento, la luz... tienen algo dentro, y ese algo es lo que quiero encontrar y expresar en mis películas. Esa es la esencia de mis películas.

-En la película también vemos lo difícil que puede ser aceptar las críticas, cuando Misako oye lo que el resto dice sobre su trabajo. ¿Cómo maneja usted las críticas?

-Siempre es interesante ver como se perciben mis películas y cómo se interpretan.

-El personaje y el drama de Nakamori recuerdan a la Helen Keller de El milagro de Ana Sullivan. Ella decía que "cuando una puerta de felicidad se cierra, otra se abre, pero con frecuencia nos quedamos mirando la puerta cerrada y no vemos la que se abre". ¿Ha sido una influencia para usted?

-No sabría decirlo. Por muchas películas que veas, no te asegura nada. Hago cine como una necesidad personal de expresarme y una vez hecho deja de pertenecerme y pasa a pertenecer al público.

-¿Tiene Hacia la luz alguna relación con Vision, su próximo proyecto? ¿Porqué ha elegido a Juliette Binoche como protagonista?

-Tienen en común la presencia de la naturaleza como casi un personaje más y el paso del tiempo. Juliette Binoche es una actriz fantástica con la que tuve conexión desde el primer momento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios