Una historia gráfica de Cannes

  • Phaidon Press edita un espléndido libro con más de 500 fotografías de los Traverso que recorren la historia del festival de cine más importante del mundo

Cannes Cinema. Fotografías de los Traverso / Textos de Serge Toubiana. Phaidon Press 336 páginas. 35 euros.

Coincidiendo con su 64ª edición, Phaidon pone a la venta un espléndido libro de gran formato dedicado a la historia gráfica del Festival de Cine de Cannes, una colección de 550 fotografías en blanco y negro tomadas a lo largo de seis décadas por cuatro generaciones de fotógrafos de la familia Traverso, reporteros locales fieles al glamour del certamen desde sus primeros días allá por 1939, cuando la relación entre la prensa, los cineastas y las estrellas todavía era cercana e incluso íntima.

Ordenadas cronológicamente, y con pies de foto repletos de anécdotas redactados por el cahierista Serge Toubiana, actual director de la Cinémathèque Française, las imágenes de Cannes Cinema narran la historia del festival de cine más importante del mundo, escaparate de tendencias del mejor cine de autor pero también pasarela de excesos, desde el ambiente informal que predominaba a finales de los años 40, tal y como demuestran las fotografías en las que puede verse al patriarca Louis Lumière siendo recibido por las autoridades de la ciudad, hasta sus días más recientes, marcados por los posados, el estricto protocolo y los agentes de prensa, pasando por la eclosión de los 50, cuando el festival inició su definitivo despegue internacional.

Es precisamente durante esta década cuando encontramos a Grace Kelly, Elizabeth Taylor o Kim Novak como embajadoras de la fotogenia hollywoodiense junto a las emergentes estrellas del cine europeo Sophia Loren, Gina Lollobrigida, Jeanne Moreau o una juvenil Brigitte Bardot destinada a convertirse en uno de los iconos del certamen. A su lado, Henry Fonda, Cary Grant, Gary Cooper o Robert Mitchum representaban la masculinidad del cine clásico americano, mientras que Yves Montand o unos jóvenes Delon y Belmondo encarnaban la madurez y el futuro del pabellón francés y un Mastroianni con gafas de sol marcaba tendencias. Entre los directores, encontramos a Welles, Chaplin, Cocteau, Renoir, Tati, Clouzot, Fellini o Buñuel, maestros en una década prodigiosa que se cerraría con la marea de la nouvelle vague impulsada por Truffaut y Léaud, premiados y aclamados en 1959 por Los 400 golpes.

Los 60 vieron un cambio de paradigma histórico y el esplendor del cine moderno, la aparición de un nuevo glamour vestido de calle, el protagonismo de Godard y Karina, de Warren Beatty y Natalie Wood, de Antonioni y Monica Vitti, las fiestas de La dolce Vita, las visitas de Hitchcock, Visconti, Gregory Peck o Sean Connery, el triunfo de Demy, Catherine Deneuve y Los paraguas de Cherburgo, el reconocimiento a Groucho Marx y Jerry Lewis, las barbas de un joven y delgado Coppola, el chic undergound de Andy Warhol y su troupe, la rebeldía pop de John Lennon o las memorables revueltas y plantes de mayo del 68 que dieron al traste con la edición de aquel año.

Los 70 fueron testigos del espíritu contracultural de Easy Rider, de los pantalones de campana de Serge Gainsbourg y Jane Birkin, de las provocaciones de Ferreri y los escándalos de Polanski, de la estelar juventud de Gerard Dépardieu e Isabelle Huppert, de los rostros del Nuevo Hollywood (Redford, Fonda, Pollack, Altman, De Niro, Hoffmann) y de la inocencia prohibida de Brooke Shields o Mariel Hemmingway, musas adolescentes de Louis Malle y Woody Allen.

Entre los 80 y el fin de siglo vemos desfilar por la alfombra roja a Jessica Lange, Isabelle Adjani, Madonna, Gong Li o Sharon Stone, a un Spielberg con gorra de béisbol y cara de niño grande, a unas hermosas Juliette Binoche, Emmanuelle Béart y Sophie Marceau, pero también, en una imagen memorable, a dos maestros trascendentales, Bresson y Tarkovski, compartiendo premio y escenario. Son las décadas del prestigio de Eastwood, Scorsese, Lynch, Pialat, Almodóvar, Kieslowski, Loach, Leigh, Von Trier, los Coen, Burton, Jarmusch, Moretti, Angelopopulos, Oliveira, los Dardenne, Kaurismaki, Haneke, Kitano, Kar-Wai, Kiarostami, Tarantino o de nuevos valores del cine francés (Desplechin, Assayas, Audiard, Beauvois). Es la era del estrellato comprometido o desaliñado de Sean Penn, Johnny Depp, Leonardo Di Caprio y George Clooney, estrellas que han cedido el testigoal calculado marketing de Brangelina, Nicole Kidman, Scarlett Johansson o Penélope Cruz, últimos embajadores del glamour en un siglo XXI que ha visto como Van Sant y Weerasethakul ocupaban el nuevo podio del cine de autor contemporáneo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios