Un último gesto moral

Poesía. Drama, Corea del Sur, 2010, 135 min. Dirección y guión: Lee Chang-Dong. Fotografía: Kim Hyunseok. Intépretes: Yoon Hee-Jeong, Nae-sang Ahn, Da-wit Lee, Hira Kim, Yong-taek Kim.

De todos los cineastas surcoreanos que han convertido en moda festivalera e internacional el mejor cine contemporáneo de aquel país, de Kim Ki-Duk a Park Chang-Wook, de Im Kwok-Taek a Im Sang-Soo, de Bong Joon-Ho al gran, este sí inédito en nuestro país, Hong Sang-Soo, Lee Chang-Dong (Oasis, Peppermint candy) se confirma como el que, de manera más consciente, reposada y contenida, asienta su discurso sobre las sólidas bases del melodrama (femenino) clásico para, como recuerda José Manuel López, hablarnos de "los quehaceres de la vida, de qué hacer con ella y de las consecuencias que nuestros actos traen consigo".

Si ya en Secret Sunshine, la primera de sus películas estrenada en España, Chang-Dong nos situaba ante la encrucijada existencial de una mujer viuda acuciada por la tragedia en su intento de reconstruir su vida, esta Poesía, premio al Mejor Guión en el pasado Festival de Cannes, reincide con otro personaje femenino de estirpe sufriente, una abuela (excelente Junghee Yun en los matices excéntricos de su personaje) a la que le diagnostican alzheimer al tiempo en el que descubre que su nieto, del que se hace cargo, está involucrado en una violación que ha provocado el suicidio de una joven de su instituto, para trazar desde su mirada y sus movimientos un cuento moral sobre el dolor y la compasión.

Con un manejo del tempo narrativo y la elipsis tan preciso como elocuente, nos corresponde a los espectadores unir los cabos sueltos de un trazado externo en el que apenas se nos da información psicológica del personaje más allá de sus actos, filmados con una cámara fluida y transparente. Chang-Dong va penetrando poco a poco a través de una superficie realista para construir a partir de pequeños gestos y rutinas (la visita al hospital, los encuentros con el anciano impedido al que cuida, las clases de poesía en un taller del barrio, las reuniones con el nuevo grupo de amigos) un periplo en el que el sufrimiento de una mujer a punto de perder sus recuerdos pasa por un último gesto de reencuentro con la vida y sus raíces y por un ejercicio de coraje y justicia poética para poner orden en un mundo que parece haber perdido sus referencias morales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios