Mesón Tabarka, la isla independiente del barrio Realejo

Mesón Tabarka, la isla independiente del barrio Realejo Mesón Tabarka,  la isla independiente del barrio Realejo

Mesón Tabarka, la isla independiente del barrio Realejo / reportaje gráficO: maría de la cruz

"Para quien no tenga, que el Tabarka sea su Facebook". Ésa es la aspiración de Che -María José- Román Arcos, la dueña del colorido mesón ubicado en pleno Campo del Príncipe. Esta mujer, que dice que su pasión son la cocina y los claveles, decidió abrir su primer local de hostelería, el Tabarka, hace cinco años. Ella había trabajado toda su vida en la administración local y, con la intención de alejarse lo más posible de ese mundo, quiso abrir un negocio propio en pleno corazón de su barrio.

No en vano, Che Román es una activa vecina que se implica en todo lo que sucede en su plaza. Por ejemplo, se indigna y pide que permitan al bar Damasqueros volver a abrir su terraza.

SugerenciasEl ajo blanco, el pollo a la granaína, las migas, la paella o las croquetas

¿Su motivación? "Crear barrio y cocinar con amor", cuenta sentada en la gran terraza del Tabarka. Y es que el Realejo es, para ella y sus trabajadores, una parte primordial de su trabajo. Ella ha vivido toda su vida en la calle Molinos, y todos los camareros también son "gente del barrio". Su otro amor, la cocina, es la encargada de hacer que quien se pasa por el Tabarka lo fije en su agenda de lugares favoritos tanto para comer como para tapear.

"Lo que sé de cocina lo sé por mi madre", explica convencida de su apuesta por un espacio en el que se pueda saborear comida tradicional, "como cuando éramos pequeños". Desde el pollo a la granaína hasta esa ensaladilla que siempre le recuerda a algo de su vida...

Para comer de raciones en este bar lleno de detalles y rincones con encanto, se puede elegir entre gambas al pil pil; ensalada de canónigos con queso de cabra; revuelto de habitas con chipirones; migas con 'pescaíto'; huevos rotos con chanquetes; paella; albóndigas con salsa de almendras; solomillo relleno con frutos secos o pimientos del padrón. Estos son solamente algunas propuestas de su amplia variedad.

Si hablamos de tapas, una de las grandes desconocidas del barrio, en el Tabarka se puede probar la hamburguesa casera; el calabacín a la miel; el pinchito; la morcilla de Noalejo; caracoles; pollo a la granaína; paquetito gitano o verduras salvajes.

A pocos días para que llegue el Corpus, Che Román y el mesón Tabarka se preparan para celebrar la fiesta, por lo que el paseo por el Realejo y la parada en este pintoresco lugar tiene que ser una cita ineludible.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios