aromas y sabores

Preguntas de un consumidor de vino novato

  • Aprendizaje. En el ámbito del vino todo tiene que ver con el conocimiento y el placer; mejor dicho con el placer que se obtiene conociendo un poco más

Brindis antes de beber una copa de vino. Brindis antes de beber una copa de vino.

Brindis antes de beber una copa de vino. / granada hoy

No hay que tener miedo a preguntar. Como decía uno de mis profesores en la Facultad de Enología, "el que más pregunta es el que más sabe al final", y el consumidor no debería avergonzarse frente a un natural desconocimiento. He aquí las preguntas más básicas sobre vinos y sus respuestas que ayudarán a beber mejor.

¿Qué diferencia hay entre la cerveza y el vino?

Las dos son bebidas fermentadas, pero la cerveza se elabora con cereales -cebada malteada y otros- y el vino, sólo con uvas. La enorme diferencia se basa en que la uva desarrolla sabores que aportan al vino su carácter, según el método de elaboración, y en las cervezas el carácter lo aporta la receta de elaboración y el lúpulo. Mientras que el vino alcanza un 13% de alcohol, la cerveza roza el 5%.

¿El vino tinto se hace con uvas tintas?

La única forma para que un vino tenga color es usar uvas de color. Si se le agregan materias colorantes, deja de ser vino. Entonces, los tintos se hacen con uvas tintas y los blancos, en cambio, se pueden hacer con uvas tintas, rosadas o blancas, ya que el método de elaboración definirá el color en cada caso.

Tempranillo o Syrah, ¿qué son?

Al igual que las razas de perros, las variedades de uva son adaptaciones de una misma especie, la Vitis Vinífera. Sucede que las muchas adaptaciones que tiene a climas y regiones determinan un amplio espectro de tipos de uva. El truco con el vino es que cada una de ellas ofrece un carácter distinto. Si las variedades aparecen mencionadas en la etiqueta es porque ese vino está elaborado con no menos del 85% de esa uva.

Y un blend, assemblage o coupage, ¿qué es?

Por el contrario, cuando un vino está elaborado con más de una variedad de uva, lo que se busca es combinar los sabores para conseguir otro distinto. Un poco como cuando se combinan frutas en un zumo. En todo caso, un blend, assemblage o coupage -los tres nombres que se usan para llamarlo- proponen vinos más complejos a menor precio, la mayoría de los casos.

¿Por qué hay diferentes botellas?

El formato de la botella es un indicador del estilo de vino, sobre todo en tintos. En general, si son de hombros anchos contienen tintos con cuerpo y sabor a madera; si ofrecen mismo ancho de base que de hombros, tintos frutados y con cuerpo; y si viene en botella de hombros más delgados que la base -como un embudo invertido-, tintos ligeros.

¿Vaso o copa?

Para que sepa mejor les recomiendo usar una copa, aunque cualquier recipiente es mejor que no beber... Sucede que las copas funcionan como una caja de resonancia y amplifican los aromas y sabores del vino. Además, lo vuelven vistoso.

¿Los espumosos -champagne, cava- emborrachan más?

De ninguna manera. Los vinos espumosos tienen el mismo contenido etílico que un vino estándar. Sucede que en general lo bebemos más rápido, porque las situaciones de consumo son de festejo: brindis, celebraciones, fiestas. Y uno no se da cuenta que bebe más.

¿Enólogo o sommelier?

El enólogo es quien hace el vino, mientras que un etnólogo es quien estudia las etnias, así que a no confundir. El sommelier o sumiller, en cambio, es quien se encarga de recomendarlo. En las cartas de vino muy completas, o en los supermercados o nutridas vinotecas, se encargan de elegir qué se vende.

¿Los vinos caros son mejores?

No necesariamente. Hay una relación precio-calidad que se cumple a la perfección en los segmentos donde la competencia es fuerte: digamos entre los 30 y 50 euros hoy. Más arriba, juegan otros factores de posicionamiento y lujo. Sin embargo, la percepción de calidad es también un elemento que se desprende del precio alto. ¿A quién no le gustaría probar lo que no puede?

¿Qué son todos esos datos en la etiqueta?

En nuestro mercado son claves el productor y la marca, eso es lo que se ve más grande y resulta una garantía de calidad; luego le sigue la variedad de uva, que dará un indicio del sabor; después, y más pequeño, la región. Otros datos relevantes son el año de cosecha, que dará una idea de la edad del vino, y el alcohol (más de 14% es índice de robustez).

No se avergüence y pregunte siempre al sumiller sus dudas. Nadie nace sabiendo, pero el vino nos puede llevar toda una vida de aprendizaje y placer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios