Adornos, bullicio y mucha tradición

  • Granada es una de las pocas ciudades donde se celebra el Jueves la procesión del Corpus con la salida de la Custodia · El centro se engalana para la ocasión aunque faltaron personajes como los seises

"He venido varias veces. Me gusta mucho el ambiente que se vive en la ciudad, el colorido, la cantidad de gente que participa y lo bonita que está la ciudad decorada", aseguró Antonia Lupiáñez, de Murcia. Como ella, las miles de personas que ayer abarrotaron las calles del centro vivieron encandiladas con la 'magia' de este día la celebración del Corpus.

Luego están los que quieren llegar hasta el centro, a la primera fila, sin importarles las esperas. "Que mal humor tienen en Granada. ¿Dónde nos vamos a meter?", comentaba una turista mientras tenía que volver marcha atrás para buscar otra ubicación donde ver mejor la procesión. Una fiesta instaurada por los Reyes Católicos y que hace de Granada de las pocas ciudades, junto a Sevilla y Toledo, donde el jueves de Corpus se saca el paso de la Custodia a las calles.

Examinando el cortejo se podían ver algunas diferencias respecto a los desfiles de antaño. Ahora, entre los niños de comunión que salen en el cortejo, los que la han realizado este año, se ven algunos niños inmigrantes o hijos de extranjeros instalados en la ciudad. Lo mismo ocurre con los sacerdotes. Con la crisis de vocaciones, un porcentaje alto de los que componían las filas de representación del clero eran de otras nacionalidades, aspecto que no pasó desapercibido entre el público.

También se notó, respecto a otros años, menos cánticos en las filas de fieles, menos bullicio y más silencio.

Y se echó de menos, y mucho, las figuras de los seises, los niños que danzan y cantan al Santísimo y que habría que volver a recuperar.

La participación también de la Tarasca en el desfile ha hecho que mucha gente opte ya por dejar el miércoles para los más pequeños de la casa y acudir a la procesión del Corpus y ver los dos cortejos en una misma mañana. Entre los comentario, lo mismo que el día anterior: hubo gente a la que le gustó y otra a la que dejó indiferente el vestido, inspirado en Audrey Hepburn.

En un lugar de excepción -en el balcón de la Plaza de las Pasiegas del hotel Suite Pasiegas- estuvo disfrutando el joven Enrique, el turista que la pasada Semana Santa vivió su pesadilla particular al ser encarcelado por error en Granada y permanecer una semana en los calabozos. El Ayuntamiento le ha invitado para resarcir esa mala experiencia y le ha diseñado un plan en el que disfrutará de lo mejor de la fiesta y de la ciudad.

Buena idea ha sido el concurso de balcones y escaparates. Aunque han sido pocos, ha servido de aliciente para embellecer el paso de la Custodia por las calles del centro, siempre tan espectacular.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios