Cuando el Corpus supera la historia

  • La feria 2010 se abrió por la mañana en el Salón de Plenos del Ayuntamiento con las palabras de José Luis Pérez-Serrabona · En su discurso enlazó el Corpus del pasado con la realidad actual de la ciudad

LA conexión de la Granada del pasado con la Granada del presente fue perfecta. No sólo a la hora de explicar, mejor dicho contar, cómo ha sido la evolución del Corpus granadino sino de todo lo que rodea a la fiesta grande de la ciudad. El encargado de ensamblar las piezas de este puzle temporal fue el catedrático de Derecho Mercantil, José Luis Pérez-Serrabona, a la sazón, pregonero de las Fiestas del Corpus 2010. Para escucharlo bastaba acudir al Salón de Plenos del Ayuntamiento y no fueron pocos los que se personaron en el Consistorio. La sala estaba a rebosar.

Como en todo pregón que se precie, Pérez-Serrabona acudió a sus recuerdos para esbozar un Corpus que muchos de los asistentes conocían pero que a otros, los más jóvenes, les sonaba a pura historia. Los de su quinta sonreían y en sus miradas se veían ciertos toques de nostalgia como cuando el pregonero relató que "en Corpus, como en la Virgen, había que estrenar traje y zapatos, había que vestirse de nuevo...". No se olvidó de las peculiares casetas del Salón ni del Violón ni de los "manjares" que se comían entonces como las tradicionales chufas y altramuces con nieve que los refrescaba o las quisquillas secas. Muchas de esas cosas permanecen todavía, otras no.

Según el catedrático, "el Corpus de entonces y de hoy, el Corpus de siempre, no varía tanto aunque nos lo parezca; somos nosotros los que variamos, lo que envejecemos en estos días de fiesta". Aunque en realidad, no sólo nosotros envejecemos sino la historia de la ciudad se va transformando. La crisis, comentó, hará que muchos no disfruten de la fiesta como a lo mejor desean pero eso pidió "solidaridad y esperanza" para lograr olvidarse durante unos días de los problemas e intentar que esta fiesta se viva como siempre, con "fervor". En sus puntadas a la actualidad, José Luis Pérez-Serrabona, además de recordar a los grandes personajes ilustres ubicados en el bulevar de la Constitución, no se olvidó del tan traído y llevado "Milenio, de la Universiada, del Metro, de la estación del AVE, de los vuelos baratos..." de tantas y tantas historias que se pueden solventar, para lo que pidió el consenso y la colaboración de todas las instituciones. Eso sí, no ahora, sino cuando termine estas fiesta. "Será entonces cuando estas palabras vuelvan a usarse". Pérez-Serrabona no quiso despedirse sin agradecer a la corporación municipal haberle dejado "ser la voz" que anuncie estas fiestas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios