El 'Punto H' del Corpus

  • Coordinados desde las oficinas que se ubican a la izquierda del ferial, una treintena de agentes de la Policía Local prestan servicio, a pie y a caballo, y velan por la seguridad en la semana grande de la ciudad

La consigna es sencilla. El 'Punto H' es un simple indicativo para denominar al centro de administración que la Policía Local tiene en el ferial del Corpus. Pero esta calificación permite a los agentes entenderse sin problemas por la radio para que la transmisión sea rápida, segura y clara.

Situado detrás del Punto de Información, a la izquierda de la entrada al recinto, en estas oficinas policiales hay un subinspector y dos agentes de forma permanente, si bien el resto de efectivos se reparten por todo el recinto.

Según explica el portavoz de la Policía Local, José Manuel Fernández, en este centro de coordinación se elaboran los informes, se realizan las transmisiones y, además, se almacena el material decomisado de contrabando para hacer los correspondientes recuentos. También en estas oficinas se hacen y tramitan los atestados, así como las comparecencias.

El servicio, según el día, cuenta con una previsión de personal (extra y ordinario) muy estudiada. Así, son numerosos los locales que velan por la seguridad en el recinto, desde la portada hasta la última caseta y, en función del horario, el número varía.

Por ejemplo, ayer prestaron servicio hasta 33 agentes desde las 22:00 horas hasta las 6:00, si bien en las horas anteriores el número fue inferior: desde las 16:00 a las 23:00 en el recinto hubo un oficial y siete agentes, mientras que desde las 20:00 a las 4:00, en tráfico permaneció un oficial y 17 agentes.

Con el 'Informe de Novedades' de la noche anterior, Fernández da buena cuenta de lo que es una noche de trabajo para los agentes municipales. Lo más habitual, según apunta, son las peleas, "en gran parte motivadas por la ingesta excesiva de alcohol", que llega a hacer estragos a altas horas de la madrugada.

También se llevan a cabo numerosos controles para erradicar de venta ambulante de productos que no están sometidos a ningún control y que, por lo tanto, podrían ser nocivos para la salud.

"Trabajamos con unidades de paisano para localizar a los vendedores sin que se den cuenta. Son los propios tenderos que pagan su licencia los que denuncian a quienes ejercen competencia desleal", afirma José Manuel.

Al vendedor que no cuente con la licencia oportuna se le obliga a retirarse y se le decomisa la mercancía. Sólo en la noche del viernes, los agentes retiraron unas 280 cajetillas de tabaco, decenas de sombreros y peluches y flores de tela que no han sido controlados por ningún técnico de la administración.

Junto al control de la venta ilegal, la seguridad en las zonas de casetas disco, es otra de las prioridades de la Policía Local. Según relata el portavoz, estas instalaciones "suelen ser conflictivas" por la gran aglomeración de gente joven que hay de madrugada, de modo que los agentes realizan "bastantes intervenciones".

Pero no todos los agentes van a pie: existe una Unidad de Caballería que se encarga de controlar las carrozas y los caballistas dentro del ferial. "Cuando un policía, desde abajo, le da una indicación al caballista existe una diferencia de predominio. Un caballo impone mucho y nuestra unidad, al hacer uso de los animales, hablan de tú a tú con los jinetes", señala el responsable.

En total, la Policía Local cuenta con cinco caballos, uno de ellos de reserva. Fuera de la portada siempre hay dos, mientras que los otros dos vigilan dentro del recinto. Uno de los agentes que lo montan explica que siguen "la doma de cualquier animal", de forma que manejan los tres aires: paso, trote y galope.

"Esto es básico en todas las disciplinas aunque para este servicio hay una doma más específica para que, por ejemplo, el caballo aparente agresividad para disuadir a alguien de hacer una determinada actividad.

Montando a Gallito, así se llama el caballo en honor al famoso torero, el agente explica que se trata de un caballo de pura raza español que lleva también un poco de sangre árabe, como la mayoría. De ahí la capa alazana. Se trata, según cuenta, de un caballo muy noble, con un comportamiento ejemplar con la gente." Se pone un poquito porque es un macho que no está castrado pero aparte de relinchar y moverse, se comporta muy bien".

Junto al Punto H de la Policía Local se encuentra la oficina de la Nacional, que tiene competencias de orden público. Allí se encuentran un agente de seguridad y otro que toma denuncias, pero en horario de noche. Dentro del recinto, según cuenta un agente de este cuerpo, se hacen patrullas a pie y existen grupos de toda índole.

Los Bomberos también están presentes en el Corpus a través de un retén de prevención. El cabo Juan Jesús Barquero precisa que entre seis y siete personas diarias prestan su servicio en este cuerpo: un mando, uno o dos conductores y el resto son bomberos. Cuentan con un vehículo auto bomba en la puerta y un todoterreno. Según explica, "no suele haber mucho trabajo aunque el riesgo puede ser grande por el tema de las instalaciones provisionales y la gente que acude". Por fortuna, este año "no ha habido nada significativo en los partes".

Igual de encomiable es la labor de Protección Civil, cuyos voluntarios colaboran en gran parte de las actuaciones sin cobrar un euro. Cuentan con una ambulancia y, según valora José Manuel Fernández, "están para todo lo que haga falta y pendientes de todo lo que necesitamos o surja".

Como Cruz Roja. Nicolás Martín Castillo es el responsable provincial de socorrismo y emergencias. La función de su equipo es la atención sociosanitaria de todo ciudadano que lo demande o necesite: desde lipotimias, a fracturas o, tal y como ocurrió el pasado viernes, a "quitarle a una chica un chicle del pelo".

"Tenemos bastante actividad, dado que la media es de 50 o 60 atenciones diarias y ocho traslados a centros médicos", indica el responsable. Bajo su mando hay 20 efectivos que "están rotando por turnos con un centro de coordinación que tenemos en nuestra sede provincial". Cuentan con dos ambulancias de soporte vital básico, dos vehículos de apoyo logístico e intervención rápida y un vehículo de apoyo. Ademas, el viernes y ayer dispusieron de una ambulancia más para reforzar el servicio.

"Yo llevo viniendo como responsable desde el año 97 y como voluntario desde el 94. Aquí he vivido de todo, desde infartos a accidentes con los caballos, pasando por vuelcos de carretas y otras incidencias sanitarias y sociales ", relata.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios