El rejoneador Sergio Vegas, estable aunque en estado "muy grave"

  • La cornada que recibió en el pecho tenía veinticinco centímetros de profundidad

El rejoneador Sergio Vegas, herido el pasado domingo de pronóstico "muy grave" en la plaza de toros de Granada, sigue estable dentro la gravedad, en la unidad de cuidados intensivos (UCI) del Hospital Virgen de las Nieves de la capital.

La noche la ha pasado sedado y muy tranquilo, y aunque con el paso de las horas se "encontrará muy dolorido" afortunadamente la cornada "no ha tocado órganos vitales", señaló su apoderado Luis Algora, que anunció que "si todo transcurre como hasta ahora, el jinete podría pasar a planta esta misma tarde", en referencia a la tarde de ayer.

Los médicos hablan de "milagro" para explicar la cornada de veinticinco centímetros que sufrió Vegas en el pecho, pues, aunque en un primer momento se habló de que "podría haberle perforado el pulmón, por escasos milímetros, se ha salvado de una muy gorda", afirmó Algora, que confirmó que el rejoneador tiene dos costillas rotas.

El ganadero Eladio Vegas, padre del rejoneador herido, confesó ayer que al recogerle en el suelo tras ser corneado y ver la hemorragia pensó que "se había acabado todo".

"Le recogí en el suelo y le llevé hasta la enfermería. Al ver la hemorragia pensé que tenía el pulmón destrozado y que se había acabado todo", explicó Eladio Vegas. Fue al segundo intento cuando, estoque en mano, Sergio Vegas trató de cruzarse de nuevo en un volapié que no pudo culminar porque el animal "no le dejó pasar: echó la cara arriba" y prendió por el pecho al rejoneador .

Más de tres horas duró la intervención quirúrgica a la que fue sometido en un centro hospitalario de Granada, próximo al coso en cuya enfermería recibió una cura de urgencia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios