Análisis: Preciado-Mourinho, un choque de caracteres que acabó en amistad

Comentarios 1

Manolo Preciado y José Mourinho protagonizaron en 2010 un choque de caracteres que acabó después en una buena relación, en una prueba más de que lo que rodea el mundo del fútbol es a veces sólo una representación teatral para espectadores ansiosos de polémicas.

El desarrollo de esta sorprendente historia comenzó el 24 de septiembre de 2010 cuando Mou censuró a algunos rivales del Barcelona, pero en especial a Preciado, por alinear en la visita al Camp Nou equipos con muchos cambios en relación al habitualmente titular. El entrenador portugués, que no suele dejar escapar ningún detalle que pueda meter presión al rival, indicó que con tales variantes "los equipos regalan su partido". El Sporting de Gijón perdió por 1-0, gol anotado por David Villa.

Preciado rehusó entrar al trapo inmediatamente y comentó que pensaba responder a Mou cuando "venga a Gijón, en el mes de noviembre". "Tengo unos jugadores fantásticos, como demostraron en Barcelona". Y llegó el 12 de noviembre y se armó la gran polémica. Preciado dijo que Mourinho es "una canalla" si dijo "de verdad" que el Sporting regaló el partido al Barcelona.

El técnico del Sporting añadió que las declaraciones de Mourinho pudieron deberse a tres motivos: "si lo dijo como un chiste a mí no me hace gracia, si fue una provocación hacia el Barcelona no creo que consiga que le conteste y si lo dice de verdad es un auténtico canalla". En un partido rodeado de un tenso ambiente, el Madrid ganó por un gol a cero, firmado por el argentino Gonzalo Higuaín, pero la polémica no finalizó, ya que Preciado tuvo un incidente con el entrenador portugués en el aparcamiento del estadio cuando "Mou" le hizo desde el autobús blanco el gesto de la victoria.

La polémica excedió a los dos protagonistas, con opiniones de jugadores y técnicos ajenos a los dos equipos que precisamente no favorecían a "Mou".

"Las declaraciones de Preciado me parecen totalmente correctas viendo la acusación de Mourinho. Quizá yo hubiera hecho lo mismo", dijo, por ejemplo, el argentino Mauricio Pochettino, entrenador del Espanyol. La Comisión Antiviolencia atizó más el fuego al pedir a la Federación que adoptase las "medidas disciplinarias oportunas" y sancionase a Mou y Preciado.

Ambos clubes salieron en defensa de sus respectivos entrenadores. El entonces director general del Real Madrid, Jorge Valdano, dijo que Preciado se había "extralimitado". El Sporting califica sus declaraciones de "desafortunadas". La Federación archivó el caso y ambos entrenadores dieron por superado el incidente. De hecho, "Mou" acudió a los vestuarios del Sporting de Gijón el 2 de abril de 2011 para felicitar a Preciado por el triunfo del Sporting (0-1), pese a que con la derrota el Madrid perdió las opciones al título.

La evolución positiva de su relación dio otro paso cuando Preciado fue destituido el 31 de enero de 2012 después de seis años a los mandos del Sporting. Mou hizo saber que estaba "muy triste" por el cese de su colega. Dos meses después, el ciclo se cerraba el 7 de marzo cuando Preciado aprovechó una visita a la Ciudad Deportiva del Real Madrid para reunirse con José Mourinho.

"Ahora mismo podemos presumir de tener una relación magnifica. Estoy muy agradecido con su comportamiento y él me tiene también mucho afecto. Es un gran entrenador", dijo Preciado. Con estas palabras, el teatro futbolístico cerró el telón de una de las obras más seguidas de los últimos tres años. Hasta la próxima

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios