Barça y Madrid llevan su herida abierta a Polonia

Cuando el conflicto entre los jugadores del Real Madrid y el Barcelona parecía cerrado, Xavi Hernández reabrió la herida pocos días antes de que la selección española inicie la defensa del título en la Eurocopa de fútbol de Polonia y Ucrania.

"Nosotros les hemos felicitado cuando han ganado, esto es deporte al fin y al cabo. Hemos sido muy respetuosos con ellos, y, sin embargo, no he notado que haya sido así al revés", declaró el jugador del Barcelona en una entrevista emitida este semana por Canal Plus.

La frase causó sorpresa en el seno de la selección española e incompresión entre sus dirigentes por la inconveniencia del momento, en vísperas del comienzo de la Eurocopa. Aunque todos los federativos renunciaron a hablar del asunto en público, confiando en que la cercanía de la competición disipe la polémica.

El defensa del Real Madrid Arbeloa intentó ayer en rueda de prensa echar algo de agua al fuego. "Sabemos diferenciar cuándo estamos con los clubes y cuándo estamos con la selección", aclaró. Y pidió un esfuerzo para acabar con las tensiones por el bien del equipo: "Si hay diferencias, aquí estamos para limarlas".

El conflicto arrancó en abril del pasado año, coincidiendo con un aluvión de clásicos entre Real Madrid y Barcelona.

Los incidentes fueron incontables, con numerosos internacionales implicados en ellos: Iker Casillas, Sergio Ramos, Álvaro Arbeloa, Xabi Alonso, Gerard Piqué, Xavi Hernández...

La disputa se prolongaría con la disputa de la última Supercopa de España, a comienzos de última temporada, cuando volvieron a medirse los dos colosos del fútbol español.

Fue el partido del dedo en el ojo de José Mourinho a Tito Vilanova, entonces ayudante técnico y la próxima temporada primer entrenador, y de las declaraciones de Casillas dudando de la legitimidad del triunfo barcelonista.

La situación requirió la intervención del propio Casillas, capitán de la selección española, quien reconoció públicamente que llamó por teléfono a Xavi y Carles Puyol para intentar pacificar el ambiente. Pero aquellas llamas dejaron rescoldos, según se pudo ver con el paso del tiempo.

Así, el seleccionador español, Vicente del Bosque, sugirió antes de la Eurocopa que la relación entre Ramos y Piqué no es la ideal. "Si Piqué y Ramos no se llevan bien, que se lleven", declaró.

Y ahora llegan las declaraciones de Xavi, que permiten adivinar que no todo está olvidado en la selección.

"Claro que me preocupa lo ocurrido, pero ahora contamos con una pequeña ventaja respecto al pasado: los jugadores tienen la experiencia de lo que han vivido. Y (esa tensión) no favorece personalmente a ninguno", recordó en entrevista con dpa Del Bosque antes de la Eurocopa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios