Mejor jugador de la historia del Granada CF

Castellanos: polivalencia y extrarrentabilidad

  • Los lectores de Granada Hoy y granadahoy.com eligieron al centrocampista como el futbolista más importante de la historia del histórico club.

Comentarios 6

Un futbolista de todos los equipos para todas las zonas del campo y en todas las épocas del fútbol. Un futbolista para un equipo de todos los tiempos, sin tiempo ni espacio. Fuerte, espigado, técnico, de apoyo, sacrificado para tapar los huecos que deja el equipo cuando se despliega al ataque, solvencia para el remate inesperado y lejano...

Sin ser el mejor en ninguna de esas características o condiciones, en todas daba notable por encima de la media. Un futbolista de club, como se decía antiguamente.

Ángel Castellanos Céspedes (Miguelturra, Ciudad Real, 1952), que llegó al Granada en el verano de 1972, cuando se aproximaba a la veintena, es, además, ejemplo de futbolista extrarrentable, porque a su rendimiento como rojiblanco, que amortiza con creces el dinero que el club pagó por él, une los millones que se ingresaron a cuenta de su millonario traspaso al Valencia. Más el plus de su regreso al equipo cuando, ya veterano, abandonó Mestalla para reincorporarse a Los Cármenes y contribuir, en la recta final de su carrera deportiva, al último ascenso a Segunda, en1987.

Para entonces, en su currículum figuraba la internacionalidad –una de las tres que ha ofrecido el Granada a la Selección– y títulos nacionales e internacionales con la camiseta del Valencia. Todos esos méritos son los que los lectores de Granada Hoy han apreciado a la hora de designar a Castellanos como el mejor jugador que ha vestido la camiseta rojiblanca en su larga y septuagenaria historia.

Desde que el 2 de septiembre de 1972 apareció por primera vez en una alineación del Granada, Castellanos contó en la grada como uno de los jugadores más entregados a la causa rojiblanca. Y no es que obtuviese en Granada la tarjeta de futbolista de Primera División, que traía de su temporada previa en el Sabadell, pero es cierto que aquí creció en edad y sabiduría.

Lateral, líbero, central marcador, pivote por delante de la defensa, medio defensivo y centrocampista de ataque... Hasta falso extremo para acompañar la arrancada del equipo al contrataque. Todo eso fue Castellanos a satisfacción de cuatro entrenadores en el Granada y varios más en el Valencia. ¿Hay quien dé más? Ese bagaje de polivalencia y rentabilidad es lo que le vale en Granada hoy para, veinte años después de abandonar el fútbol y como un granadino más, abandere un equipo intemporal en el ideado conjunto de la memoria colectiva de la afición rojiblanca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios