Coleman y el milagro de los 'dragones'

"Cada mañana, cuando despierto, doy gracias a Dios por ser galés". Miles de galeses amanecieron hoy tarareando la canción de Catatonia, un himno prácticamente que se hizo popular en el Reino Unido a finales de los 90 y se ha recuperado para poner música a la gloriosa trayectoria de la selección de Gales en la Eurocopa.

El equipo de Gareth Bale, clasificado para las semifinales de la Eurocopa por primera vez en su historia con su sorprendente victoria sobre Bélgica (3-1), es el centro de atención de medio mundo y un ejemplo de selección en el Reino Unido, mientras Inglaterra no encuentra quien la dirija y Escocia es una anécdota.

Detrás de ese milagro, o al frente, se encuentra el seleccionador Chris Coleman, un ex defensa central, que con 46 años ha alcanzado la gloria, 15 años después de que un grave accidente de tráfico le encaminase a los banquillos.

Central asentado en el fútbol inglés y respetado capitán del Fulham, Coleman se vio obligado a retirarse con 30 años, tras sufrir un accidente de tráfico con su vehículo.

Hizo el curso de entrenador y, con 32 años, Mohamed Al Fayed le dio la oportunidad de dirigir al Fulham. En 2007 llegó a la Real Sociedad para dirigir al equipo vasco en Segunda División. De San Sebastián pasó al Coventry y de ahí al Larissa, en la Segunda División griega. El suicidio Gary Speed, entonces seleccionador galés, le llevó al banquillo que ocupa hoy en enero de 2012.

Cuatro años después, ha convertido a Gales en una de las sensaciones de la Eurocopa y no se fija metas que le impidan seguir soñando.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios