olimpismo · juegos de invierno

De las Coreas a la Rusia sin himno

  • A dos días del inicio de la cita, la competición olímpica presenta claves como la tregua política en la península coreana o el escándalo ruso

  • Fernández, principal baza de España

Varias deportistas eslovacas posan junto a los anillos olímpicos en la villa olímpica en PyeongChang (Corea del Sur). Varias deportistas eslovacas posan junto a los anillos olímpicos en la villa olímpica en PyeongChang (Corea del Sur).

Varias deportistas eslovacas posan junto a los anillos olímpicos en la villa olímpica en PyeongChang (Corea del Sur). / YONHAP / efe

De estrellas que buscan su consagración a deportistas de países remotos que van a cumplir un sueño. De la política que unirá por tres semanas a las dos Coreas a la polémica por la exclusión del equipo ruso, con sus deportistas participando como neutrales por el escándalo de dopaje que afectó al país. Hay siete momentos a tener en cuenta en los Juegos invierno de Pyeongchang, que se desarrollarán desde el 9 al 25 de febrero.

bazas españolas

España cuenta con dos medallas invernales -oro en 1972 y bronce 1992- y en Pyeongchang tendrá una gran oportunidad para poner fin a la sequía. Las principales bazas serán el snowboarder Lucas Eguibar y el patinador artístico Javier Fernández. Eguibar, abanderado español en la ceremonia inaugural, fue subcampeón del mundo en la modalidad de cross en 2017, mientras que Fernández lleva años instalado en la élite de patinaje artístico: ganó los Mundiales de 2015 y 2016 y acumula también seis títulos europeos.

tregua en las Coreas

En medio de las tensiones políticas en la península coreana, los Juegos servirán para mandar un mensaje al mundo. Durante la ceremonia inaugural, las delegaciones sur y norcoreanas desfilarán juntas, tras el acuerdo al que llegaron Seúl y Pyongyang a principios de año con la aprobación del Comité Olímpico Internacional (COI). En total participarán 22 deportistas de Corea del Norte, que estarán acompañados por 24 directivos y entrenadores. También llegará una delegación con aficionados para alentar a los deportistas y una comitiva de 140 miembros que se presentará en Gangneung, la sede de los deportes de hielo, y en Seúl.

La bandera rusa, ausente

Será un momento especial cuando un deportista ruso consiga un oro, ya que no escuchará su himno ni ondeará su bandera durante la ceremonia de medallas. Como consecuencia del escándalo por dopaje que involucra a Rusia, los deportistas que fueron autorizados por el COI bajo condiciones estrictas sólo pueden participar como neutrales.

Seis disciplinas nuevas

En su política por modernizar las competiciones, el COI presentará en Pyeongchang seis nuevas disciplinas. Las actividades que harán su estreno son el curling mixto, el patinaje de velocidad de salida en masa, el snowboard big air para hombres y mujeres y el esquí alpino por equipos, todas actividades de gran atractivo para las cadenas televisivas.

Esquí alpino, la reina

Sin las estrellas de la Liga norteamericana de hockey, la disciplina reina será el esquí alpino, con astros como las estadounidenses Lindsey Vonn y Mikaela Shiffrin y el austriaco Marcel Hirscher. A sus 33 años, para Vonn serán sus últimos Juegos en plenitud, también una revancha por su ausencia por lesión en Sochi. Campeona en Vancouver 2010 en descenso, Vonn irá en busca de sumar un nuevo oro. Shiffrin, en tanto, cómoda líder en la Copa del Mundo, pretende aumentar su cosecha de medallas olímpicas tras la dorada lograda en el slalom de Sochi con sólo 18 años. Hirscher, por su parte, intentará levantar la asignatura pendiente que significa un oro en sus terceros Juegos, tras dominar las últimas siete temporadas invernales.

Stoch, por la perfección

El saltador polaco llega como una de las principales atracciones de los Juegos de Invierno, después de convertirse en el segundo hombre en la historia en lograr el Grand Slam en la célebre competición de los Cuatro Trampolines.

un único hockey coreano

La seleccionadora del equipo coreano de hockey unificado, Sarah Murray, debe lidiar con un numeroso plantel de 35 jugadoras. Sin embargo, las cuestiones políticas se imponen a las deportivas, con 12 jugadoras norcoreanas que se sumaron a las 23 surcoreanas. En cada partido sólo pueden inscribirse 22 jugadoras, tres de las cuales ha de ser norcoreanas, según el pacto. Es la primera vez desde 1991 que las dos Coreas tendrán un equipo unido tras aquel combinado de tenis de mesa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios