Roland Garros

Djokovic sufre para vencer

  • El número uno del mundo necesita cinco sets y más de cuatro horas para doblegar a Seppi tras ceder los dos primeros sets. Federer no defrauda y también logra el pase a cuartos.

Comentarios 2

El serbio Novak Djokovic sufrió la prueba más dura este año en Roland Garros al necesitar cinco sets y cuatro horas y 18 minutos para doblegar al italiano Andreas Seppi, por 4-6, 6-7 (5), 6-3, 7-5 y 6-3, en los octavos de final.

El número uno del mundo, semifinalista el pasado año, cedió los dos primeros sets ante el verdugo del español Fernando Verdasco, y superó una situación complicada en el cuarto cuando estuvo 5-5. Hasta esta ronda, Djokovic no había cedido un solo set, pero ahora son los españoles Rafael Nadal, Nicolás Almagro y David Ferrer, los únicos que se mantienen imbatidos en ese aspecto.

Seppi, que nunca había ganado a Djokovic en los siete encuentros anteriores, demostró la garra con la que salvó seis puntos de partido ante el suizo Stanislas Wawrinka en Roma, pero al final su físico le pasó factura. Contra Verdasco estuvo tres horas y 23 minutos de lucha.

La sexta derrota del año del actual número uno del mundo estuvo cerca pero al final un punto de saque a doscientos kilómetros propició luego una derecha fácil y cruzada que doblegó a Seppi.

Es la cuarta vez que Djokovic es capaz de levantar un partido habiendo perdido los dos primeros sets.

Federer no defrauda

El suizo Roger Federer utilizó su experiencia frente a la arrogancia y desparpajo del joven belga David Goffin, para vencerle por 5-7, 7-5, 6-2 y 6-4 en dos horas y 54 minutos, y alcanzar los cuartos de final de Roland Garros.

Goffin, repescado de la fase previa, 109 del mundo, había hecho historia en París al convertirse en el primer jugador que lograba los octavos de un grande saliendo de la fase de clasificación, desde su compatriota Dick Norman en Wimbledon en 1995.

En un duelo entre el jugador más veterano del torneo (Federer 30 años y 307 días) y el más joven (Goffin 21 años y 186 días), el belga exhibió nervios de acero, sobre todo cuando se atrevió a hacerse con el primer set con una derecha ganadora, después de un gran intercambio. El belga es hijo de un profesor de tenis en la club Barchon de su ciudad natal y desde siempre ha profesado veneración por Federer, cuyos posters llenaban su habitación. Ante su ídolo se atrevió con voleas ajustadas y largos intercambios, a pesar de su aparente frágil constitución física.

Goffin mantuvo a Federer tenso y pendiente hasta el 5-5 del segundo set, cuando el suizo apretó el acelerador y logró al siguiente juego romper el saque del joven de Lieja para confirmar con el suyo a continuación. Roger se llevo los dos sets siguientes, pero los mejores aplausos fueron para Goffin, que en el octavo juego del cuarto set protagonizó sus mejores momentos y saludó al público inclinando su cabeza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios