Duelo de reyes, Messi versus Cristiano Ronaldo

El Camp Nou se pondrá sus mejores joyas para recibir uno de los duelos personales más espectaculares que se pueden ver en la actualidad: la poderosa pegada de Cristiano Ronaldo contra la eléctrica habilidad de Leo Messi. Millones de espectadores de todo el mundo se sentarán delante del televisor para presenciar una semifinal de la Liga de Campeones que lo tiene todo, pues se miden dos pesos pesados del continente, el Barcelona y el Manchester. Ambos con sus respectivas constelaciones de estrellas, y al frente de cada una, Ronaldo y Messi.

Ambos jugadores representan lo mejor que ha dado el fútbol en esta década, dos jugadores únicos que se sitúan entre los más cotizados del mundo gracias a la espectacularidad de sus acciones y a la capacidad para decidir partidos por sí solos. Y eso cuenta mucho en una competición tan exigente como la Liga de Campeones.

Este temporada nadie parece levantarse más alto que Ronaldo, el jugador más galáctico del planeta. Despierta pasiones entre las mujeres, idolatría entre los hombres y seducción para las empresas, que le ven como un filón publicitario. A sus 23 años, ya es todo un fenómeno social, el futbolista más cotizado del momento.

A los 17 años ya llamaba la atención cuando actuaba en el Sporting de Portugal. Era alto, fino y tremendamente habilidoso con el balón. Su despegue definitivo llegó en 2003, coincidiendo con la salida de Beckham del Manchester United para jugar en el Real Madrid. El Sporting y el Manchester disputaron un encuentro amistoso con motivo de la inauguración del estadio José Alvalade y el joven extremo deslumbró a los técnicos del equipo inglés. Alex Ferguson, su entrenador, se empeñó en el fichaje y el Manchester United pagó 18 millones de euros. Con el tiempo se convertiría en una de las inversiones más rentables del club inglés.

Cuenta la leyenda que a su llegada a Manchester, Ronaldo pidió una camiseta con el número 28, el mismo que llevaba en el Sporting. Pero Ferguson puso mala cara y le dio inmediatamente el 7, el dorsal que antes habían llevado mitos como George Best, Eric Cantona... y Beckham. Ferguson quería romper con el pasado después de su conflicto con Beckham y nada mejor que señalar a Ronaldo como la bandera de una nueva etapa.

Ya se conocía el talento de Ronaldo con el balón, su capacidad para regatear e improvisar, su potente golpeo... Pero ahora, coincidiendo con su quinta temporada en la Premier, se ha destapado como un terrorífico goleador: lleva 38 tantos en 42 partidos. Es el mejor artillero del continente.

El caso de Messi es algo diferente, pues es un jugador criado en las categorías inferiores del Barcelona. A los 13 años viajó desde Argentina para realizar una prueba con el club catalán y generó una tremenda impresión. Superó la añoranza que le producía estar lejos de su patria y debutó con el primer equipo del Barcelona el 16 de diciembre de 2003. Su progresión fue meteórica y ahora, coincidiendo con el declive de Ronaldinho, es el indiscutible ídolo.

Nadie en Barcelona soporta más presión que Messi en estos momentos. El equipo azulgrana vive una temporada muy convulsa, con amenaza de revolución al final de la misma, y el argentino es la máxima ilusión de una hinchada que se agarra a la Liga de Campeones como la única posibilidad de conquistar un título este año. Sin embargo, su estado de forma es toda una incógnita después de pasar un mes sin actuar por una nueva lesión muscular.

El duelo en el Camp Nou está servido. Dos grandes equipos y dos enormes jugadores. "Messi y Ronaldo son los dos mejores jugadores del mundo", aseguró recientemente Kaká, del Milan. ¿Quién es mejor de los dos en estos momentos? Seguramente esta noche aparezcan respuestas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios