Duelo entre dos titanes

  • Robin Soderling, verdugo de Rafa Nadal, pasa por encima de Nikolay Davydenko y se verá en semifinales con Fernando González, ganador ante Andrew Murray

El sueco Robin Soderling, verdugo de Rafa Nadal, fastidió el 28 cumpleaños del ruso Nikolay Davydenko para alcanzar las semifinales de Roland Garros, ronda que se ganó también por derecho propio, imponiendo su sensacional derecha, el chileno Fernando González.

Las dos mejores derechas del circuito, las de Soderling y González, frente a frente en semifinales en París. El sueco se impuso a Davydenko, semifinalista en 2005 y 2007, por 6-1, 6-3 y 6-5 en 101 minutos, mientras que González apabulló a Murray, tercero del mundo, con 45 golpes ganadores, por 6-3, 3-6, 6-0 y 6-4, en dos horas y 15 minutos.

Tiene razón el sueco Bjorn Borg, ganador de seis Roland Garros, que mantiene su récord de cuatro títulos seguidos gracias a Soderling, cuando dijo que Robin, después de derrotar a Nadal en tierra en París, "ganará a quien le salga de los cojones". Ayer al de Tibro no le tembló el pulso ni las emociones vividas contra La Bestia el domingo, y dominó a Davydenko.

Ganador de ocho partidos consecutivos sobre tierra batida, ésta es la mejor racha del sueco en tierra, y es la auténtica revelación en París, donde por fin ha despuntado después de 21 torneos del Grand Slam disputados. Ahora volverá al grupo de los 20 cuando acabe su tránsito por París.

El último sueco que disputó una final de Roland Garros fue Magnus Norman, precisamente el entrenador de Soderling en la actualidad. En la de 2000, Norman cayó ante el brasileño Kuerten. Antes, Edberg no pudo con el estadounidense Chang en la de 1989. Wilander fue el último ganador de esta nacionalidad, en 1988, cuando destrozó las esperanzas del francés Noah.

El gran Bjorn Borg, ganador en seis ocasiones (1974-75 y 1978-79-80-81) se mantiene como el gran héroe de Suecia en París. Ahora parece ser el turno de Soderling, que con tres títulos en su carrera, Lyon 04, Milán 05 y Lyon 08, y seis finales en su carrera, se ha presentado en la capital francesa este año con otros objetivos.

Para González también fue un día de inmensa felicidad. Noquear al número tres del mundo en la central de París no tiene precio, y alcanzar por segunda vez la semifinal de un Grand Slam (fue finalista del Abierto de Australia en 2007 ante Federer) tampoco.

Feña estuvo genial, sobre todo en el tercer set, en el que barrió por completo al discípulo del español Alex Corretja en sólo 24 minutos. Murray entregó este parcial con un remate a la red, claro signo de su impotencia, y aunque se recuperó en el cuarto, la derecha del chileno se mantuvo como un martillo, sólida y ejecutora.

Este acceso a las semifinales de González es su mejor noticia, después de que llegara a semifinales en Roma contra Nadal y se perdiera la visita a Madrid por una lesión. Se ha enfrentado contra Soderling en siete ocasiones con un balance favorable de 4-3 y ganando las dos de tierra, en 2006 en Montecarlo y en Dusseldorf 2007. "Es un excelente jugador de tierra", dijo el sueco sobre el chileno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios