Deportes

Eléctrico Asensio, oportuno Marcelo

Marco Asensio. Marco Asensio.

Marco Asensio. / christian bruna / efe

El Real Madrid pasó apuros en el Allianz Arena. Algunos detalles esporádicos, apariciones concretas y la ausencia de efectividad del Bayern Múnich dejan al equipo de Zinedine Zidane con pie y medio en la final la Liga de Campeones de Kiev. El conjunto dirigido por el técnico francés sobrevivió con tres nombres: Marco Asensio, Marcelo Vieira y Keylor Navas. Sin embargo, los tres sufrieron sus particulares pájaras que ocultaron gracias a instantes brillantes que un año más dejaron al Bayern tocado.

El Real Madrid comenzó mal el partido. Timorato, algo miedoso, demasiado encerrado y fallón en los pases. Los hombres de Zidane hicieron lo peor que se puede hacer en un escenario como el Allianz Arena, un volcán deseoso de venganza por las afrentas que recibió de su rival en temporadas pasadas. Sin embargo, curiosamente, cuando el Real Madrid por fin agarró la pelota, un error de Marcelo tras dar la pelota a James Rodríguez inició una posible tragedia. El colombiano no perdonó con un gran pase a Kimmich y el lateral del Bayern Múnich batió a Keylor Navas.

El portero costarricense cometió también su fallo en esa misma jugada. Intuyó un centro, se tumbó hacia un lado y la pelota entró por el contrario. Kimmich fue muy listo y engañó al portero del Real Madrid, que después, como Marcelo, arreglaría su error.

El primero en redimirse fue el lateral brasileño. Justo antes del descanso, enganchó una volea desde fuera del área inapelable para el portero del Bayern. Marcelo, como en octavos ante el PSG y como en cuartos contra el Juventus, se apuntó su gol. Más bien, un golazo.

En la segunda parte apareció Asensio. Sustituyó a un desdibujado Isco. Y, como en muchas otras ocasiones, el centrocampista del Real Madrid aportó electricidad desde la zona izquierda del centro del campo.

Asensio fue determinante en el marcador. Apareció justo a tiempo para salir como una bala en un contragolpe y volver a marcar con un zurdazo inapelable. El 1-2 ponía al Bayern contra las cuerdas y al Real Madrid cerca de la final. Entonces, apareció Keylor Navas. Fue la segunda redención de la noche. Primero, molestó a Müller cuando el delantero alemán tenía todo a favor para marcar; y después salvó a su equipo con un paradón a Ribery. Se echó encima del francés cuando estaba delante y sacó una pelota complicadísima.

Entre los tres, consiguieron desquiciar al Bayern. Por momentos, se mascó una mala noche para el Real Madrid en el Allianz Arena. Asensio, en menor medida, Marcelo y Keylor fueron capaces de ofrecer dos versiones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios