España aprovecha el 'ensayo' ante Chipre para realizar ajustes

La selección española de balonmano derrotó ayer a la de Chipre por 25-36 (9-19), en partido de vuelta del Preeuropeo, jugado en Nicosia. El equipo entrenado por Valero Rivera aprovecho el encuentro para efectuar diversos ensayos en defensa y así en la primera parte jugó un 6-0, mientras que en la segunda empleó un 5-1, que no cuajó, pero que el técnico mantuvo con vistas a próximos compromisos.

A España le costó entrar en el partido y así en el minuto 7 el marcador señalaba una igualada a cinco goles, lo que da idea de lo equilibrado de la contienda.

A partir de ese momento, el conjunto español se centró en defensa, lo que permitió montar varios contragolpes. Además, el ataque posicional mejoró de forma ostensible, lo que contribuyó a que la selección se tomara el choque con más tranquilidad. Al final del primer tiempo la ventaja española era contundente: 9-19.

En la segunda parte, Rivera decidió ensayar un 5-1 en defensa, con Daniel Sarmiento como avanzado, una posición no muy habitual en él. El equipo español se bloqueó un tanto y no estuvo fluido. A pesar de ello hubo un intercambio de goles y los de Rivera llegaron a estar con doce tantos de ventaja, pese a los referidos fallos en la faceta defensiva, en la que hubo falta de ajustes, lo que llevó a una ausencia de recuperaciones.

El mejor de los españoles en la faceta ofensiva fue Cristian Almagro, autor de 11 goles. En este encuentro hubo dos debuts, el de Eduardo Burguindos, quien marcó cuatro tantos, y el de Álvaro Ferrer, quien estuvo acertado en defensa y logró un gol.

España utilizó a Hombrados, Sierra (ps), Juanín García, Cristian Ugalde, Morros, Raúl Entrerrios, Chema Rodríguez, Daniel Sarmiento, Julen Aguinagalde, Rubén Garabaya, Víctor Tomas, Cristian Almagro, Eduardo Burguindos y Álvaro Ferrer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios