España busca el récord y Sudáfrica su destino

  • Dos dimensiones futbolísticas muy distantes se enfrentan en la Copa Confederaciones

Dos dimensiones  futbolísticas muy distantes se enfrentan en la Copa  Confederaciones, con España buscando un nuevo récord y Sudáfrica una  razón para que el fútbol siga siendo una esperanza y una pasión en el  país.  

España tiene muy clara su misión: es cierto que un empate le  asegura el primer puesto del Grupo A, pero una victoria le daría el  récord absoluto de 15 victorias consecutivas, superando a Brasil,  Francia y Australia. Además, igualaría a Brasil con 35 partidos sin  perder.  

El tema de los récords, admitió el seleccionador del equipo  líder del ranking de la FIFA, Vicente del Bosque, "es un asunto que  subyace en todos".  

"No lo expresamos ni comentamos, pero todo el mundo tiene en su  fuero interno la posibilidad de pasar mínimamente a la historia.  Muchas cosas en el fútbol son opinables, pero esto es  incuestionable", destacó.  

Sudáfrica no está preocupada por las estadísticas, sus  pensamientos pasan por un hecho tangible y por otro bastante más  etéreo.  

Lo tangible: un empate les daría a los de Joel Santana el pase a  semifinales.  

Lo etéreo: el éxito serviría además para que el fútbol siga  creciendo en Sudáfrica, donde el balompié se mantiene como un deporte  básicamente practicado por la población negra, aunque el asunto esté  empezando de a poco a cambiar.  

"Sé que son los número uno, que el Barcelona ganó la Champions,  pero yo tengo un equipo que mañana debe jugar con personalidad. Si lo  hace, será un buen partido", dijo el brasileño Santana.  

Los sudafricanos mirarán de reojo el partido que a la misma hora,  20:30 Iraq y Nueva Zelanda jugarán en Johannesburgo. Los  iraquíes son claros favoritos ante los deprimidos neozelandeses. Si  el equipo de Bora Milutinovic vence a los "kiwis" y Sudáfrica pierde  ante España, la diferencia de gol empezará a jugar un papel y el  anfitrión podría quedar eliminado.  

"Sería un desastre", dijo hoy el defensa Mathew Booth, el único  blanco del equipo. "Es enormemente importante avanzar a las  semifinales. Ni siquiera estamos pensando en esa posibilidad (de la  eliminación)".  

Del Bosque, que hará cambios respecto del equipo que derrotó con  esfuerzo 1-0 a Irak el miércoles, dijo tener bien estudiados a los  sudafricanos, a los que elogió quizás más allá de lo objetivamente  esperable. Los locales jugaron mal en el 0-0 ante Irak y ganaron sin  brillar 2-0 a la muy inferior Nueva Zelanda.  

"Sudáfrica ha tenido dos organizaciones de juego, una más ofensiva  contra Nueva Zelanda y una más defensiva contra Iraq. De medio campo  para adelante tiene algo de magia, jugadores activos, con capacidad  técnica, habilidad individual. Son poderosos atrás en el juego aéreo  y a balón parado".  

"El estímulo de clasificarse y el apoyo del público -concluyó Del  Bosque- lo convertirán en un rival difícil".  

Pero lo cierto es que el partido de mañana está, básicamente, en  manos de España. Ni el césped algo amarillento e irregular del Free  State Stadium, ni las atronadoras "vuvuzelas" en manos de los 48.000  espectadores deberían doblegar a los españoles, que se medirán a un  equipo lento en defensa y con importantes dificultades de cara al  gol.  

La solución, dijo hoy José "Pepe" Reina, que se perfila para el  arco en lugar de Iker Casillas, es simple: ganar.  

"Creemos que (los sudafricanos) van a salir a ganar. Es cierto que  les vale el empate, pero si nos ganan pasarían como primeros de  grupo, sería el objetivo suyo. Nosotros saldremos por supuesto a  ganar", dijo el hombre del Liverpool, uno de los cambios probables  junto a Álvaro Arbeloa en la defensa. Fernando Torres y David Villa  descansarían para darle un lugar a Fernando Llorente y Daniel Güiza  en la delantera.  

Xavi también podría descansar, al igual que Xabi Alonso, un  indicativo de que el respeto de Del Bosque por el poderío  futbolístico de Sudáfrica, 82 del ranking mundial, tiene sus límites.  

Alineaciones probables:  

ESPAÑA: Reina - Arbeloa, Piqué, Marchena o Albiol, Puyol, Busquets  - Cesc, Cazorla, Riera - Güiza, Llorente  

SUDÁFRICA: Khune - Gaxa, Mokoena, Booth, Masilela - Pienaar,  Sibaya, Dikgacoi, Modise - Parker, Fanteni  

Estadio: Free State Stadium de Bloemfontein (48.000 espectadores)  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios