España sigue sin 'nueve' fijo

  • Del Bosque tiene a diez jugadores intocables, pero el puesto de delantero sigue sin encontrar dueño desde que Villa se lesionara hace poco menos de un año

En su camino hacia el Mundial de Brasil 2014, España parece haber consolidado una alineación que se sabe de memoria toda la hinchada. Salvo el 'nueve', el gran dolor de cabeza de Vicente del Bosque y que más debates genera en torno al equipo.

El seleccionador español tiene un bloque fijo de 10 futbolistas en los que pocos movimientos caben. Pero no encuentra la última pieza que complete el puzzle. Durante todo el año, desde que David Villa se lesionara de gravedad, probó de todo, y nada acabó por cuajar en la punta del ataque de la selección.

Los aficionados pueden recitar la alineación de memoria antes de cada partido: Iker Casillas, Álvaro Arbeloa, Sergio Ramos, Gerard Piqué, Sergio Busquets, Xabi Alonso, Xavi Hernández, Andrés Iniesta, David Silva y...

Aquí se paran. Porque el delantero es siempre la gran incógnita del equipo español, al menos, de un año hasta ahora.

La presencia de Roberto Soldado el martes ante Georgia fue la gran sorpresa de la alineación titular de Del Bosque y el delantero del Valencia respondió a la confianza anotando el gol del agónico triunfo 0-1 a cuatro minutos del final cuando empujó un pase de Cesc denteo del área pequeña de la portería georgiana.

El delantero que rescató a España en Tiflis fue el mismo que no entró en la convocatoria para la Eurocopa de Polonia y Ucrania. Entonces, Del Bosque prefirió llamar al jugador del Sevilla Álvaro Negredo, quien precisamente quedó excluido de la lista del seleccionador para disputar los dos últimos partidos de la selección, amistoso ante Arabia Saudí y debut en la clasificación para Brasil 2014 ante Georgia.

La presencia de Soldado, con seis partidos internacionales, puso en evidencia que Del Bosque no confía actualmente en Fernando Torres, que ante Arabia Saudí cumplió su partido numero cien con la camiseta de la selección española.

Seguramente, el delantero del Chelsea esperaba mucho más después de comenzar la temporada con buenas sensaciones y de terminar la pasada Eurocopa con tres tantos, aunque en Polonia y Ucrania tampoco fue la primera opción escogida por el técnico salmantino. Entonces Del Bosque utilizó mayoritariamente la variante del falso 'nueve', con Cesc Fábregas como hombre más adelantado.

Pero parece que el seleccionador ha arrinconado esa opción. "Es una solución", justificó antes del partido de Georgia, sugiriendo que el falso nueve quedará para utilizarlo en momentos puntuales de determinados partidos, en función del resultado que España esté cosechando y del rival que haya delante.

Del Bosque espera con los brazos abiertos el regreso de la mejor versión de David Villa, a quien convocó para los dos últimos partidos a pesar de estar todavía muy lejos de su mejor forma tras nueve meses de lesión.

"Es un caso especial. Ha tenido una lesión muy grave y estar aquí ya es síntoma de confianza. Hemos querido colaborar en su puesta a punto", afirmó Del Bosque sobre su decisión de citar al asturiano para estos dos compromisos, a pesar de no haber gozado aún de muchos minutos con el Barcelona.

Villa es el delantero favorito de la mayoría de la hinchada española y también de Del Bosque, y su recuperación solucionaría muchos problemas para el técnico. Por una parte, recuperaría al mejor goleador de la historia de la selección, que no es poco y por otra, podría ayudar a cerrar el eterno debate del nueve.

La cuestión es saber si a sus 30 años, y después de haber sufrido una grave fractura de tibia, el delantero del Barcelona es capaz de recuperar el rendimiento de hace un año, cuando era considerado uno de los atacantes más mortíferos e inteligentes del mundo.

Mientras tanto, Vicente del Bosque sigue buscando soluciones y para la próxima cita de partidos internacionales tan sólo faltan 30 días.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios