Europa contra España, comienza el espectáculo

  • Sacudida por la mayor crisis económica en décadas, el 'viejo continente' se une en Polonia y Ucrania en torno a lo único en lo que aún se le da bien, el fútbol.

Comentarios 1

Sacudida por la mayor crisis económica en décadas y con una división creciente, Europa se unirá en Polonia y Ucrania durante 24 días en torno al fútbol, lo único quizás en lo que el Viejo Continente sigue siendo el número uno mundial.  Así lo atestiguan los dos últimos campeones mundiales -Italia y España- y que de los ocho semifinalistas en las dos citas planetarias más recientes, siete fueran europeos.

Por ello, no son pocos los que creen que la Eurocopa es un torneo más exigente que un Mundial, donde se suman Brasil, Argentina y Uruguay a cambio de otras potencias continentales.

Cuando arranque el Polonia-Grecia en el imponente y moderno estadio Nacional de Varsovia, ya no sólo se hablará de Europa por la crisis económica, por su tambaleante moneda, por la deuda pública o por los duros recortes sociales que están haciendo jirones su otrora envidibale estado de bienestar. En lo que sí coincidirán páginas económicas y deportivas será en poner a España en el punto de mira. Pero no ya por sus bancos, su deuda, su desempleo o la necesidad de un rescate, sino por Andrés Iniesta, Xavi o David Silva. Y es que en cuanto a fútbol se refiere, la España de Vicente del Bosque, campeona de Europa y del mundo, es el bono de referencia, el que tutela al resto del continente.

España es la gran favorita, pese a las graves ausencias de Carles Puyol y de David Villa, principio y final de los equipos campeones en Viena y Johannesburgo. El reto es máximo, histórico: convertirse en el primer equipo en hilvanar tres grandes títulos. Los enemigos, muchos. Todo el continente está contra España, pero sobre todo Alemania y Holanda.

"Lo más difícil es ganar después de ganar", advirtió Del Bosque. "Pero ahora nuestro objetivo es ganar después de ganar y ganar". "Tenemos jugadores que son muy inteligentes y que comprenden bien cómo es la profesión de un futbolista. Es una profesión muy corta y tienen que apurar al máximo todas las oportunidades que tengan de hacer historia, y la historia tiene que ver con el que gana", afirmó en una entrevista con la agencia dpa el seleccionador.

Holanda, con sus talentosos delanteros y su estilo poco holandés, amenaza a España, ante la que cayó en la final del Mundial, pero sobre todo es Alemania el principal oponente a priori con un fútbol que discute al español y unos jóvenes con talento, ADN germano y hambre de victorias.

"A España hay que plantearle problemas con opciones futbolísticas, con presión, con posesión del balón. Tenemos un plan que incluye asentar nuestra forma de juego, sacarla adelante, mantener un juego alegre y ofensivo, incluso aunque sea arriesgado", dijo Joachim Löw, el hombre que ha cambiado la forma de entender el fútbol de la Mannschaft. "Queremos hacer un fútbol moderno y atractivo", prometió el técnico del combinado que cayó ante España en la final de la Eurocopa de 2008 y en la semifinal de Sudáfrica 2010.

También podrían emerger la joven Francia regenerada por Laurent Blanc y liderada por Karim Benzema,la Portugal de Cristiano Ronaldo, la golpeada Inglaterra, la Suecia de Zlatan Ibrahimovic o la Italia que descubrió el buen trato a la pelota gracias a Cesare Prandelli.

Menos se espera de los dos anfitriones, Polonia y Ucrania, organizadores del mayor evento celebrado hasta ahora en el antiguo bloque comunista del Este de Europa, una apuesta de Michel Platini, presidente de UEFA, que le ha traído muchos dolores de cabeza. A falta de detalles importantes, los estadios están completados, pero en las últimas semanas se habló de los desorbitados precios de los hoteles, de las eventuales manifestaciones racistas en las canchas, de la salud democrática del gobierno de Kiev e incluso del papel de las mafias.

"Fue un gran reto. Ninguno de los dos países era consciente de lo que supone la organización de una Eurocopa", dijo el miércoles Platini antes del que será el primer torneo que puede calificar como suyo, ya que el de Austria/Suiza 2008 se adjudicó antes de iniciar su mandato. "Hubo y hay problemas. Sabemos que no se dan las mismas condiciones que en Francia, Alemania o Inglaterra", admitió Platini. "Esperemos que a partir del viernes sólo se hable de fútbol", deseó el francés tras escuchar apocalípticas predicciones nacidas quizás al abrigo de la ignorancia que aún hay en Europa acerca de la mitad oriental del continente.

Serán 16 países los que busquen el título, 31 partidos, 24 días, 368 jugadores, ocho sedes (cuatro en Polonia y cuatro en Ucrania) y un solo campeón que saldrá de la final del 1 de julio en Kiev. Europa tiene algo que funciona: su fútbol.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios