RUGBY DIVISIÓN DE HONOR B

Examen a la nueva hornada

  • La generación de jugadores del Universidad que bajó sin ganar en 2016 y que subió este año sin perder ni empatar busca su revancha en la categoría de plata del rugby español

Los delanteros Pablo Espejo y Mathieu Soler descansan tras un duro ejercicio en el entrenamiento del 'Uni' del pasado jueves. Los delanteros Pablo Espejo y Mathieu Soler descansan tras un duro ejercicio en el entrenamiento del 'Uni' del pasado jueves.

Los delanteros Pablo Espejo y Mathieu Soler descansan tras un duro ejercicio en el entrenamiento del 'Uni' del pasado jueves. / Reportaje Gráfico: ÁLEX CÁMARA

La División de Honor B expulsó de mala manera al Universidad de Granada hace dos temporadas. Se juntaron muchos factores para que aquel equipo terminara bajando de categoría sin ni siquiera llegar a empatar un solo encuentro. No se quedó a cero en la tabla por pura casualidad con los puntos bonus. El equipo no daba el nivel. El club tampoco lo estaba haciendo bien. Y en la plantilla, el relevo generacional, inevitable en entidades como esta que depende de la cantera y de atraer a estudiantes tanto españoles como extranjeros, llegó demasiado pronto. Un reinicio necesario y un año de toma de impulso para volver a alcanzar la segunda categoría nacional. El 'Uni' alcanzó la madurez en la eterna fase de ascenso del pasado junio y el siguiente reto de este equipo empieza este fin de semana. Siete meses que dirán en qué punto de cocción se encuentra esta hornada de rugbiers crecidos al calor y el frío de los Paseillos Universitarios.

De nuevo, Fabián Pérez maneja los destinos de un equipo en busca de revancha, de demostrarle a toda la España rugbística que el Universidad de 2016 no tiene nada que ver con el que alcanzará 2018. Gran parte del grupo es el mismo que jugó en División de Honor B en la anterior etapa y en el curso fatídico de hace dos temporadas. Un grupo que pasó de perder todo a ganarlo todo en menos de un año, que llegó como cenicienta a la fase de ascenso y que subió sin discusión venciendo a los dos equipos madrileños, los teóricos favoritos.

La mayoría de las incorporaciones se han producido en la tres cuartos

El club ha logrado que sigan dos jugadores importantes la temporada pasada, el australiano Brett y el delantero Álvaro Barrientos. Continuarán con un equipo que ya tiene hecha la base del curso anterior, que sabe lo que es ganar y que este año tendrá que adaptarse también a lo que es perder en una Liga que no presenta claros favoritos para el ascenso, pero sí para el descenso, y en esas quinielas está el Universidad. Un papel al que ya están acostumbrados los arlequinados y que se han ocupado de rasgar cada año que se han salvado. La primera línea contará con los sospechosos habituales, con Mariano, Uli y Berni como tripleta teóricamente titular, y con recambios de experiencia como Robi, Hitos o el polivalente Pablo Sanz, que lo mismo sostiene la melé que se hincha de placar en la tercera línea. Se les une el talentoso Fosky, llegado del Portuense.

Espejo y Andrea Mastouri se mantienen como referentes en una segunda línea con pocos recambios, Emma Chiarella y el francés Soler, a la espera de que Paco Morales se pueda incorporar procedente de La Vila en la parte final de la temporada. Justo detrás, la tercera línea es siempre la más poblada del equipo. A los Jorge Moreno, Antonio García Nieto, Barri y el incombustible Pepe Quitián se unen dos viejos conocidos del equipo que vuelven de su inactividad: Damián Campana y Lucky.

La línea de creación de juego es la que más problemas tiene a día de hoy el equipo. Se ha de reponer a la marcha del capitán Roberto Sojo, por motivos laborales, aunque ya la lesión que le dejó medio año fuera fue bien suplida por la pareja Brett-Jorge Pérez. A pesar de la barrera idiomática que les separa, el equipo jugó bien, aunque siempre la presencia del histórico '9' del 'Uni' le da otra velocidad al equipo. Fabián podrá elegir también y poner a Antoñete de medio melé, pero le sacrificaría la plaza de zaguero que tan bien se le da.

Con Migue García, Juanca y Arturo, Padín y Asier poniendo el acento universitario en la tres cuartos, esta parte del equipo es la que más caras nuevas tiene, y que de alguna manera suplen las marchas de Guido y Gonzalo. Destaca el australiano George Hepburn, que llega procedente del Ciencias de Sevilla, con quien jugó seis partidos y anotó cuatro ensayos la temporada pasada en División de Honor; sin olvidar el aterrizaje del valenciano Víctor Carrat, formado en la escuela del Tecnidex, y del marbellí Yako Irusta, internacional con la selección española de rugby a 7 en categoría sub 18.

Una plantilla amplia y con mucha rivalidad siempre asegura competir en cada partido. Esta es la receta de este 'Uni' con base de la casa y remates de calidad desde fuera. Empieza el examen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios