Extraña sensación en la zona mixta: alegría agridulce

  • Los jugadores rojiblancos se congratulan por el espectáculo y la mejoría, pero reniegan de una nueva fecha sin ganar

Es curioso. Pese a sumar una jornada más sin ganar, pese a seguir en la zona baja bajísima de la tabla y haber dilapidado una oportunidad más en campo propio, las riadas de aficionados que abandonaban las gradas tras el pitido final se marchaban rumbo a casa con una extraña sensación de plenitud, tras haber presenciado un buen espectáculo, que por muchos momentos hizo pensar a los seguidores que se encontraban viendo un partido de, como mínimo, una categoría superior. Quizá incluso el hecho de no haber ganado puede ser anecdótico, pues los aficionados encontraron en su equipo a un grupo de jugadores con calidad, ofensivo, que le jugó de tú a tú al mejor de los 80 equipos de la categoría (al menos, de lo que va de campeonato) y que demostró poder crecer tanto como para ser capaz de cumplir con su primer objetivo, y acabar entre los cuatro primeros. Aunque esté difícil o muy difícil. Eso sí, los futbolistas que desfilaron por la zona mixta estaban más contrariados, sin duda tras haber rozado la victoria con la punta de los dedos, aunque en todos primaba el optimismo tras haber firmado su segunda buena actuación consecutiva, y ante el Cádiz.

Antonio Ocaña, gaditano, fue el primero en aparecer, y uno de los más autocríticos. Según el centrocampista, "no tenemos que hablar de mala fortuna por no haber ganado el partido, sino intentar evitar los errores que estamos cometiendo últimamente (en alusión a los goles encajados). No nos podemos permitir el lujo de cometer esos errores". En lo positivo, Ocaña resaltó que "hemos dado buena imagen, logramos igualar el partido después de que se nos pusiera cuesta arriba y hemos tuteado al líder". Ocaña también resaltó lo que casi todo el mundo valora de lo que va de Liga, que los rojiblancos juegan mejor ante equipos que no se encierran: "El Cádiz ha venido a jugar al fútbol y a dejar jugar, cuando se nos encierran, nos cuesta bastante más trabajo ser efectivos".

Si había un hombre contento en la zona mixta, ese era Sergio Rodríguez, quien al fin debutó como rojiblanco, aunque se mostró realista: "Se han dado las circunstancias para que pudiera jugar y la verdad es que ha sido todo un orgullo debutar ante el Cádiz". Según el lateral zurdo "los compañeros me han ayudado mucho, lo he dado todo, aunque es una pena al final no haber ganado".

En la misma clave se manifestó Óscar Martínez, "contento" por anotar su segundo gol como rojiblanco, pero "fastidiado por el resultado". Según el gallego "no me sirve de mucho marcar si luego el equipo no gana, que es lo más importante". A juicio de Martínez, el Granada CF "mereció la victoria, por ocasiones", aunque ahora sólo queda "levantar la cabeza y seguir mirando hacia adelante. Es positivo que en los dos últimos partidos lo hemos hecho bien, pero lamentablemente sólo hemos sumado un punto".

Más centrado en el buen espectáculo que pudo disfrutar la grada que en el resultado en sí se mostró Candela, quien aseveró que "el partido ha sido muy bonito y los aficionados se han ido contentos por el espectáculo". A juicio del lateral asturiano "le hemos jugado de tú a tú al Cádiz desde el primer minuto hasta el último y cuando ellos se quedaron con uno menos, tuvimos más huecos y algunas ocasiones claras. Nos pudimos llevar el partido". Para los siguientes, Candela cree que será fundamental "estar al nivel que hemos jugado hoy -ayer para el lector- y ser más regulares".

Por su parte, uno de os protagonistas del choque, Lafuente, explicó tras el encuentro que "estamos creando ocasiones, que es lo más difícil. Cuando un equipo no está enrachado, todo es más difícil, aunque jugando así no creo que perdamos muchos partidos más. Los resultados vendrán solos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios