Fallar es decir adiós

  • Alonso afronta la carrera en el circuito de Monza como "una de las últimas oportunidades" para agarrarse al Mundial

El Gran Premio de Monza llega con la polémica de las órdenes de equipo todavía en el aire. Tras la casi exoneración de Ferrari y sus pilotos, Fernando Alonso y Felipe Massa, parece claro que la prohibición de dichas órdenes será levantada al final de la temporada.

"Si uno cambia la posición de sus pilotos un par de vueltas antes del final, eso quita crédito al deporte. Pero si pasa antes, yo no tengo ningún problema", señaló el jefe de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone, en el consejo de la FIA celebrado el miércoles en París. Lo que pase, en cualquier caso, se aleja ya de cualquier cuestión deportiva, ya que el domingo los monoplazas serán de nuevo los protagonistas.

Pero en la conferencia de prensa oficial de ayer, las preguntas para el asturiano iban aún en esa dirección. "Se debe aceptar la decisión. Ya se habló mucho sobre esto y para nosotros es pasado. Si ganara el campeonato, para mí sería tan valioso como los dos anteriores", indicó el piloto español.

Para ello, el asturiano sabe que sus opciones pasan por no fallar en Monza. "No sé si es la ultima oportunidad, pero sí una de las últimas. Aquí y en la de Singapur debemos recuperar puntos para poder pelear por el Mundial", explicó Alonso. El trazado italiano, sin embargo, favorece con sus largas rectas a los McLaren de Hamilton y Button, que con el nuevo conducto F podrían dar un golpe casi definitivo en el campeonato, si los Red Bull y los Ferrari fallan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios