Freire, el adiós a un fabuloso especialista

Óscar Freire no pudo ganar su cuarto Mundial de ciclismo tras finalizar décimo en Valkenburg y se retira con tres coronas e innumerables victorias en clásicas y otras carreras de prestigio, tras casi 15 años siendo la referencia en las llegadas al sprint.

Si alguien pasará a la historia del ciclismo español por su excelente rendimiento en los Mundiales, ése es Freire. Sus tres entorchados lo contemplan y lo convierten en uno de los especialistas en pruebas de un día de las últimas décadas.

Curiosamente, el comienzo de su carrera y su final tienen en Valkenburg un lugar clave. Allí se estrenó en una cita mundialista en 1998 y allí pone punto final. "He venido para ganar; si lo consigo seguiré", explicó antes de la prueba. Desde que en el Mundial de Verona 99, con 23 años, sorprendiera a todos al introducirse en la escapada buena y atacar en la última curva para llevarse su primer título, no ha abandonado la élite.

Si en las carreras de tres semanas Indurain, Olano, Sastre, Pereiro o Contador se han llevado premios y elogios, en las competiciones de un día Freire ha sido el verdadero especialista español, la referencia. Reeditó su título dos años después en Lisboa. Su tercer Mundial lo ganó en 2004. Arropado por sus compañeros, volvió a llevarse en Verona el maillot arcoíris.

En su palmarés figuran un total de siete etapas de la Vuelta a España, tres Milán-San Remo, tres Flecha Brabanzona, una Tirreno Adriático y una París-Tours entre otras muchas pruebas de prestigio. Sus últimos años han estado marcado por las lesiones, pero su gran ilusión era volver a ganar un Mundial ocho años después...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios