olimpismo juegos de pyeongchang 2018

Frustrante adiós de Vonn

  • La esquiadora no acabó la última prueba del eslalon al pisar una bandera

Lindsey Vonn, en el momento de abandonar la prueba con los operarios arreglando las redes protectoras. Lindsey Vonn, en el momento de abandonar la prueba con los operarios arreglando las redes protectoras.

Lindsey Vonn, en el momento de abandonar la prueba con los operarios arreglando las redes protectoras. / JEON HEON-KYUN / efe

La estadounidense Lindsey Vonn, superestrella del esquí alpino, puso ayer un frustrante final a su carrera olímpica al quedar eliminada en la combinada de los Juegos de Pyeongchang. La norteamericana de 33 años no pudo así completar su última prueba olímpica al pisar una de las banderas en la parte alta del eslalon, en el que había partido como líder tras quedar primera en el descenso, su especialidad.

La victoria en el Centro Alpino de Jeongseon fue para la suiza Michelle Gisin, que relegó por 0,97 segundos a la segunda posición a la estadounidense Mikaela Shiffrin. La tercera plaza fue para la también suiza Wendy Holdener, que terminó a 1,44 segundos de la medalla de oro. Gisin emuló así a su hermana Dominique, que hace cuatro años en Sochi fue campeona del descenso, y demostró que los Juegos son escenario para las sorpresas. La esquiadora de 24 años no había hecho un podio en Copa del Mundo desde diciembre de 2017, cuando logró su mejor resultado con un segundo puesto en supergigante. "Es increíble. Sabía que tenía hacer el slalom de mi vida para tener opción a una medalla. He estado toda la temporada buscando esta bajada y ha llegado en el momento perfecto", dijo.

La suiza hizo el tercer mejor tiempo en el descenso con 1:40,14 minutos y el cuarto en el slalom con 40,76 segundos. Suficiente para dejar por detrás a la gran favorita, Shiffrin, que llegó a Corea del Sur con la quizá demasiado ambiciosa idea de lograr cuatro oros. Finalmente dejará los Juegos con dos metales: un oro en el slalom gigante y la plata de ayer. En el eslalon tuvo que conformarse con el siempre frustrante cuarto puesto, mientras que la reprogramación de carreras a la que obligó el tiempo le llevó finalmente a renunciar al descenso para poder concentrarse en la combinada. Pero la mayor decepción se la llevó Vonn, que finalmente no podrá dedicar ningún oro a su abuelo recientemente fallecido. La norteamericana terminó primera el descenso con un tiempo de 1:39,37 minutos, pero no obtuvo la suficiente ventaja para sostener su posición en la prueba técnica. Con el cielo cubierto y los focos de la pista encendidos para mejorar la visibilidad, la veterana esquiadora se lanzó en busca de un "milagro" que no encontró. "Mi situación no me permite entrenar físicamente con las otras chicas", dijo la norteamericana. "Peleé pero suelo tropezar con las banderas, por eso no compito más en este evento".

Vonn logró la medalla de bronce en el descenso, así que después de cuatro Juegos cierra su carrera olímpica con un saldo final de un oro y dos bronces. Ahora seguirá esquiando en la Copa del Mundo en busca del récord absoluto de victorias de Ingemar Stenmark, que la supera por cinco triunfos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios